El Proceso de orientación familiar: vías y posibilidades de educación.

Amigos y Anunciantes que nos apoyan

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El Proceso de orientación familiar: vías y posibilidades de educación

Los escolares constituyen el más preciado tesoro, educarlos adecuadamente desde que nacen es primordial. En este proceso de orientación familiar: vías y posibilidades de educación, los padres desempeñan un papel fundamental, y la familia como eslabón principal de esta cadena.

Los padres son los educadores de sus hijos, la familia es la primera escuela, la educación que recibe en el hogar aunque no tiene el mismo carácter que la escolar es de gran valor en el proceso de formación, consolidación de sentimientos, de principios morales y de orientación social de la personalidad.

En el seno familiar el individuo vive casi siempre durante toda la vida, allí busca su bienestar económico, su estabilidad  emocional, su felicidad. La escuela y la familia deben tener relaciones muy estables y estrechas en las causas común que lo unen, siendo la escuela el eslabón rector a la que debe dirigir la educación pero la presencia y la preocupación de los padres en la escuela ayuda a la formación integral de los escolares.

La esencia de la labor del educador es preparar al hombre para la vida, a partir del desarrollo de sus potencialidades y la modificación de sus actitudes y concepciones. Si los docentes brindan la orientación y ayuda necesaria a la familia se podrá formar un sujeto capaz de asumir los retos que le imponen las condiciones en que se desenvuelven.

El desarrollo del ser humano es un proceso de modificación, de movimiento, de ser y actuar que busca cambiar las formas obsoletas e inoperantes, hacia formas nuevas, eficaces, más completas, maduras y operativas del pensamiento que le permiten escalar a peldaños superiores.

Cada cambio supone un aprendizaje, pues se asimila algo nuevo sobre la base de lo que se conoce o se posee, implica una modificación del esquema conceptual de referencia que se tenía por uno nuevo, diferente al anterior pero más eficaz. Para poder llevarlo adelante se necesita a veces de puntos de orientación y de distintos niveles de ayuda que le permiten al hombre transitar por el camino correcto.

La orientación familiar es una alternativa de la educación sistemática que prepara la familia para el desempeño de sus funciones sobre todo la socializadora y permite coordinar entre las familias y los educadores las acciones educativas necesarias para influir sobre los hijos, son un espacio de reflexión y debate en torno a temas de interés colectivo referentes a la educación de sus hijos y están encaminadas a elevar la preparación de sus padres y estimular su participación activa en su descendencia.

La posición de ver la escuela como un medio eficaz para la orientación implica que aquí se brinda una ayuda especializada para aquellas personas que necesitan ser atendidos para poder solucionar sus problemas, no obstante dicha concepción se limita a brindar niveles de ayuda para los escolares en una fase determinada de su vida y por otra parte a tener presente el papel desarrollador de la personalidad dentro de su propia evolución.

La orientación que requieren las familias para el ejercicio de una influencia positiva en sus hijas e hijos es: particular porque parte del carácter de educación inclusiva y la distinción de la dinámica familiar que se transforma en los niveles microsociológigo y macrosociológico, lo que demuestra la necesidad de agrupar a las familias para desarrollar la orientación atendiendo a dos criterios: la distinción de sus manifestaciones en relación con la escuela y la permanencia de su hijo en la misma.

Es temporal porque la orientación a la familia con situación compleja  debe connotar una sucesión temporal ordenada, o sea responder al algoritmo de trabajo en función de solucionar una problemática identificada en el banco de problemas de la escuela, y como pate de la labor preventiva. Es funcional al estar dirigida a favorecer el cumplimiento de la misión de la escuela  para lo que se necesita que esté en función de esta, siendo más práctica y utilizable dentro del algoritmo de trabajo de dicha escuela.

La orientación familiar se realiza en tres fases: una primera fase de evaluación y caracterización de necesidades, motivos y expectativas, segunda fase de decisión del tipo de ayuda e intervención y la tercera fase de evaluación y seguimiento de los resultados.

Estas fases están sustentadas en un sistema de principios, conocimiento y estimulación del funcionamiento familiar, integridad de la orientación, de la participación, enriquecimiento de la comunicación ,y preparación del orientador.

Cuando la escuela exige una mejor educación a los padres debería comprender las limitaciones reales de estos y la misión que corresponde al sistema educativo en las actuales condiciones sociales. La institución social destinada a equipar las condiciones de vida y educación de todos es precisamente la escuela.

La familia tiene que comprender que el maestro es una persona especial, porque tiene una visión y una actitud especial ante la vida y el desarrollo.

Se espera que la familia asuma que cualquiera de sus acciones tiene un impacto educativo, que no se puede dejar a la total responsabilidad, por las consecuencias negativas que puede originar. La familia debe prepararse y capacitarse para un desempeño más efectivo, la comunidad también aporta experiencias que el niño incorpora a su actuación.

Es por eso que cuando hogar y escuela entran en contradicción en enseñar o cuando en el hogar rechazan las recomendaciones que ofrece la escuela, se crea una situación que no conducirá a resultados aceptables.

Las escuelas de Educación Familiar constituyen una modalidad sistemática que prepara en el desempeño de las funciones parentales y permite coordinar entre familiares y profesionales de la escuela las acciones educativas sobre los escolares.

Estas escuelas constituyen un espacio de reflexión y debate en torno a los problemas de la educación de los hijos; tiende a privilegiar la orientación acerca de temas educativos y a promover la participación y el vínculo escuela, familia, comunidad.

Para preparar a los padres, se pueden utilizan también diferentes vías, entre las que pueden mencionar se los intercambios educativos, las actividades grupales, actividades conjuntas, la propaganda y divulgación, programas radiales y televisivos, folletos, plegables, las consultas de familia, las visitas al hogar, reuniones de padres, talleres reflexivos, entre otros.  

La orientación a la familia es un proceso de orientación desde el cual se le provea estos las herramientas cognitivas, afectivas necesarias para cumplir sus funciones sobre todo la educativa. Se dirige a orientar a los padres en los aspectos más significativos para estimular el desarrollo, de la personalidad de sus hijos.

Se concluye así que la educación familiar es la vía idónea para orientar a las familias y pueden conocer, comprender las acciones educativas a desarrollar con sus hijos a lo largo de la vida e influir en el resto de la familia para que apoyen y ayuden en este proceso.

De este modo consideramos que en el sistema educacional cubano se distingue la Educación Familiar como un proceso de orientación a los miembros adultos de la familia, que a veces requieren de un tratamiento pedagógico y didáctico en correspondencia con la participación que cada miembro de la familia tiene en el proceso educativo y que las actividades a padres, son importantes pues ellos pueden influir y modificar las condiciones y dinámica en que se forma el escolar.

VILMA BRITO LOSADA

Vilma Brito Losada

Nacida en Cienfuegos, Las Villas, Cuba. Máster en Educación, Licenciada en Educación en la Especialidad de Defectología, especialización en Oligofrenopedagogía. Actualmente se desempeña como Pedagoga del Centro de Diagnóstico y Orientación de Cruces, provincia de Cienfuegos.  

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete y recibe las novedades en tu email

Últimos Artículos

Sígueme en las Redes