¿Cuáles son los beneficios de trabajar el debate en el aula?

Amigos y Anunciantes que nos apoyan

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Trabajar el debate en el aula como una estrategia didáctica para llevar a la práctica en todos los niveles educativos de acuerdo a cada contexto

El debate en el aula es una controversia estructurada que tiene como objetivo afrontar opiniones acerca de un tema determinado. Una de sus características es la réplica a favor y en contra acerca de un tema o tópico determinado. Su estructura está compuesta por el tema a debatir, reglas en cuanto a tiempos, comportamiento, roles de participación; el formato, la argumentación y organización del espacio.

Es una actividad con finalidad pedagógica y evaluativa que podemos implementar como estrategia en todos los niveles educativos ya que representa una magnífica oportunidad para mejorar la experiencia del aprendizaje tanto para profesores como para estudiantes sobre un tema determinado que nos lleva en un primer momento a la investigación sobre una cuestión que sea de interés y que pueda despertar polémica de opiniones al respecto. Esta estrategia didáctica favorece el desarrollo de habilidades en nuestros estudiantes que le servirán no sólo para profundizar sus conocimientos sobre un asunto dado sino también en la transversalidad con otros temas que le pueden resultar de interés, abrir nuevas posibilidades de conocimientos, relacionarlos con el mundo que le rodea y sobre todo comprender la aplicación práctica en su vida diaria.

La información obtenida se analiza para profundizar la investigación o descartar la menos relevante para el tema en cuestión. El siguiente paso es la reflexión de la información para poder argumentar la aplicación de contenidos y discutirlos con respeto y tolerancia hacia los demás argumentos. De esta manera se propicia la interacción, el compromiso, el aprendizaje colaborativo y la multitarea para entrenar la mente.

¿Cuáles son los beneficios para los estudiantes?

  • La habilidad para hablar en público, saber escuchar, escribir, leer y trabajar en equipo.
  • El desarrollo del pensamiento crítico al definir el problema, leer con criterio, reconocer inconsistencias en la información y valorar la credibilidad de las fuentes, priorizar su relevancia y fortalecer su argumentación.
  • Propicia el desarrollo de habilidades de comunicación oral sobre el qué decir y cómo decirlo.
  • Las habilidades de escucha respetuosa y analítica de las diversas opiniones en torno a preguntas problémicas y el abanico extenso de respuestas.
  • Refutar adecuadamente la diversidad de opiniones con tolerancia.
  • Desarrollar la empatía al escuchar las aportaciones, tomar decisiones y trascender en los demás participantes del debate.
  • Aprender a hacer preguntas claras, directas y cortas. Mostrar el foco de lo que queremos conocer.
  • Aprendizaje activo al profundizar el tema a debatir, el comunicar ideas, comprender, retener y asimilar las demás opiniones para evitar perder el hilo principal.
  • Aprendizaje significativo al reflexionar sobre el mundo que le rodea, del pasado y presente de su realidad y lo incentiva a la aplicación en su vida diaria.

Y los profesores, ¿qué beneficios obtienen?

En primer lugar, esta actividad, una estrategia didáctica que exige conocer las peculiaridades del sector de la población que participa en el debate, su contexto e intereses, así como sus características etarias. Los profesores, figuras clave en el acompañamiento del proceso de enseñanza aprendizaje deben ser congruentes con su pensar y actuar para servir de ejemplo en actividades didácticas y como un referente motivacional para sus estudiantes.

Los profesores al trabajar el debate como estrategia de aprendizaje sobre diversos temas aprenden a:

  • Profundizar en el aprendizaje del tema a debatir investigando y guiando desde su disciplina profesional sea ésta como titular de grupo, de una asignatura, tutor o de apoyo.
  • Mayor preparación de temas para el dominio de contenidos.
  • Releer y repensar posturas a favor y en contra del tema a debatir.
  • Diferenciar entre discusión y debate.
  • Promueve compromiso activo en los participantes.
  • Centrarse en enseñar menos hechos y más enseñar cómo utilizar la información.
  • Habilidades de pensamiento de orden superior: análisis, síntesis y evaluación.
  • Pensamiento crítico

Por lo anterior expuesto consideramos que el debate es una estrategia didáctica de gran utilidad para llevar a la práctica en todos los niveles educativos de acuerdo a cada contexto y partiendo de las necesidades e intereses de nuestros estudiantes puesto que resulta una actividad motivacional que lleva a la investigación, genera la reflexión y argumentación de opiniones con bases bien fundamentadas, el trabajo colaborativo y la práctica de valores como el respeto y la tolerancia. Los animamos a trabajar el debate en el aula, a implementar su práctica frecuente dentro y fuera del aula.

Referencias:

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete y recibe las novedades en tu email

Últimos Artículos

Sígueme en las Redes