LA BRECHA y LA EXCLUSIÓN EDUCATIVA

Amigos y Anunciantes que nos apoyan

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Las soluciones y los problemas que el Sistema olvida

La Educación en tiempos de Pandemia (COVID-19/Coronavirus) ha exigido (exige) (re)pensar y (re)crear los espacios educativos y las instanciaciones didácticas, de manera de entender y atender la perdida de las secuencias pedagógicas propias de la presencialidad o la planificación (como MOOCs o Educación Virtual/a Distancia).

Para los Docentes, se ha tratado de intervenciones improvisadas, incapaces de atender la heterogeneidad del alumnado, tanto en las modalidades (matrices) de aprendizaje, como en la principal alternativa que ha surgido: la conectividad.

Saturando de tareas, enviando material escrito (impreso) a niños analfabetos funcionales (en muchos casos) con padres/tutores analfabetos, esta modalidad a ensayo y error, ha olvidado la (re)construcción de material (didáctico-educativo) inclusivo como el necesario en Lengua de Señas, en Lenguas Originarias/Indígenas y en Braille (ejemplos referenciales), y con ello dejado de manifiesto y acentuado 

Extrañamente han olvidado la (Modalidad de) Educación Domiciliaria y Hospitalaria y el Sistema de Alternancia (como en las EFAs), o las formas de trabajo de los Educadores Comunitarios como alternativas viables y pertinentes para amortiguar el nefasto impacto en los procesos y tiempos pedagógicos que implica la suspensión de las clases (presenciales).

Sin las ayudas y soportes docentes (semipresenciales), el año escolar (lectivo) esta “perdido”, y solo puede “salvarse” desde lo administrativo (no calificaciones, no repetición), pero habrá acrecentado la brecha de la desigualdad educativa que no ha de resolverse con políticas de conectividad sin ser conscientes de los tiempos (plazos) y lógista, que en gran parte de Argentina (zonas rurales, basurales, aldeas originarias, regiones montañosas) y dudosamente logre implementarse antes del fin de la crisis del Aislamiento Social Preventivo/ Obligatorio.

Podrá entonces abrir (se) puertas con estas medidas para evitar futuros sucesos similares y promover la inclusión digital acompañando el Plan Conectar Igualdad (primer gran impulso en la idea); pero sin cambios en los Tiempos Pedagógicos (“recuperar” tiempos perdidos, suprimiendo “vacaciones”, feriados, etc.), la exclusión educativa propiciará la repetición, las trazas discontinuas y el abandono escolar de miles de estudiantes (principalmente a nivel secundario y terciario).

Se han perdido procesos de (re)adecuación a los formatos y modalidades del Sistema, en especial los que comenzaban un nivel (cambios del jardín/inicial al primario, del primario al secundario, del secundario al terciario).

La falta de prácticas en la Educación Técnica, la afectación de los procesos Terapéuticos-Pedagógicos en la Especial, son ejemplos de “cosas” que obligaran a cambiar los formatos y metodologías de enseñanza.

El Sistema olvida, que la Escuela suele ser la única institucionalización desde la cual se vela por los Derechos del Niño, se detecta abuso, mal/desnutrición, se garantizan vacunas, se conoce sobre trabajo infantil, y donde muchos niños se aseguran una comida al día.

Un niño fuera de la Escuela en la sociedad actual (pedofilia, abuso infantil, violencia intrafamiliar, femicidios en aumento) es un niño que pierde los espacios se socialización inter-pares, eso que las redes (sociales) no dan.

Una computadora en una casa con 8 niños, un “no entiendo” no abordado a tiempo, y la pérdida de hábitos escolares-sociales, son cosas que no vemos/escuchamos discutir en, ni desde las autoridades.

Muy triste escuchen solo a “expertos” y no a los Docentes. l

Prof. Julio Manuel Pereyra (Uruguay/Argentina)

Prof. Julio Manuel Pereyra (Uruguay/Argentina)

Educador Comunitario/Docente de Apoyo a la Inclusión.
Escuelitas Ambulantes "Caminos de Tiza"

Mas Artículos del Autor

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete y recibe las novedades en tu email

Últimos Artículos

Sígueme en las Redes