Sueñan con ser maestras, se mudaron a una casilla rodante cerca de la facultad y necesitan ayuda para continuar

Amigos y Anunciantes que nos apoyan

Yael y María Belén, de 25 y 26 años respectivamente, pasan por diversas dificultades económicas. Sin embargo, tienen en claro su vocación por enseñar.

Las protagonistas de esta historia son Yael María Belén. Viven en distintos pueblos y se conocieron en la facultad cuando coincidieron en el profesorado de educación inicial. No solo las une la vocación por enseñar, sino también el sacrificio que ambas hacen para seguir estudiando.

Estas jóvenes de 25 y 26 años viven en una casilla rodante de 3×2 metros que les prestó un familiar. La ubicaron en un galpón y pagan por el lugar un alquiler mínimo gracias a la mano generosa de un hombre que les permite vivir allí. De esta manera abarataron costos, ya que si tuvieran que trasladarse hasta Venado Tuerto, Santa Fe, para hacer las prácticas deberían recorrer casi 100 kilómetros por día entre ida y vuelta.

Ahora están en segundo año de la carrera. Antes de mudarse, Yael vivía junto a su marido en Maggiolo en Santa Fe, y María Belén en Arias, Córdoba, con su pareja. No solo dejaron a sus familias, también sus trabajos.

En esta casa  rodantes pasan sus días las futuras maestras. / Foto: TN
100 KILÓMETROS PARA ESTUDIAR

Para hacer las prácticas en los jardines de infantes Yael y María Belén hicieron malabares gastaron mucha plata. La distancia entre Maggiolo y Venado Tuerto es de 35 kilómetros. Y de Arias a la localidad santafesina, 50. Este trayecto recorrían a diario hasta que se instalaron en la casilla rodante.

“Veníamos en colectivo, en combi o en algún auto particular. En mi caso, por ejemplo, me cobraron $12.000 por semana para traerme desde Arias hasta Venado Tuerto. En mi pueblo trabajaba en una perfumería, y lo que ganaba me alcanzaba apenas para pagar el viaje”, comenta María Belén.

Por eso, ambas decidieron que lo mejor era instalarse en Venado Tuerto, pero los alquileres estaban lejos de su alcance. La solución llegó cuando un familiar les prestó la casilla rodante donde viven actualmente.

La casilla tiene una cocina con una sola hornalla y duermen en camas cucheta. El baño es tan chico que no hay lugar para bañarse, entonces usan un cuartito que hay en el galpón para higienizarse. “Cuando nos lavamos la cabeza, una le tira el agua a la otra. Y para bañarnos usamos fuentones”, contó Yael.

El gas lo sacan de una garrafa, y como tienen luz usan una pava eléctrica para calentar el agua para el mate.

“La verdad es que nos llevamos muy bien. Logramos convivir en un espacio tan chico que no es fácil. Las dos sabemos que es lo único que tenemos para poder estudiar. Por suerte nos alquilan un galpón y no estamos a la intemperie”, se sinceró María Belén.

Fuente: https://www.losandes.com.ar/

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete y recibe las novedades en tu email

Artículos, Historias y Noticias

Sígueme en las Redes