Si no compartes el conocimiento, no sirve para nada

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Nos parece interesante compartir y hacer conocer al físico teórico estadounidense, Michio Kaku , especialista destacado de la teoría de campo de cuerdas, una rama de la teoría de cuerdas. Desde hace casi treinta años ocupa la cátedra Henry Semat de física teórica en el City College of New York, y es uno de los divulgadores científicos más conocidos del mundo. Cuando sólo tenía ocho años de edad decidió que dedicaría su vida a completar el trabajo inacabado de Einstein. Kaku señala, con profunda convicción, que “si no compartes el conocimiento, no sirve para nada”.

Durante la guerra de Vietnam, Kaku completó su entrenamiento básico del Ejército estadounidense, su paso por esta Vietnam fue motivo para reflexionar que todos iban a morir allí y que algo debía hacer, si tengo todo el conocimiento, ¿por qué tiene que morir conmigo?, ¿por qué no contar a la gente que el conocimiento es poder?, que el conocimiento es democracia, que empodera. Tenemos que asegurarnos  de que lo que enseñamos a los estudiantes les resulte útil. A veces la gente viene y me dice: “Profesor esto es útil, ¿puedo usar esta información?, ¿cómo funciona una televisión o una máquina de rayos X?, todo lo que tenemos alrededor es un misterio. Una persona normal pasa toda su vida sin cuestionarse, sin ser consciente de todo lo que lo rodea, y estamos rodeados de tecnología, está por todas partes, pero ¿cómo funciona?.

Llegará el día en que ese conocimiento afecte a tu carrera, a tu salud, a tu vida, porque de ahí procede el bienestar, el bienestar viene de la ciencia y de la tecnología. Durante gran parte de la historia de la humanidad, desde el hombre de las cavernas hasta el presente, la esperanza media de vida, estaba entre 30 a 45 años. La vida no era para nada bonita, pero, ¿qué pasó?, aparecieron la ciencia y la tecnología, vinieron en oleadas.

www.politicayeducacion.com

La primera fue a principios de siglos XIX, los físicos descubrieron la energía térmica, la máquina de vapor, la locomotora, el motor, de repente había máquinas y fábricas, porque los físicos comprendieron como extraer energía del carbón y el vapor, luego lo físicos descubrieron la electricidad, el magnetismo. Las ciudades se iluminaron, de repente teníamos televisión, radios.

            La tercer ola fueron los ordenadores, los físicos crearon el transitor, el laser, eso nos trajo internet y los ordenadores. Ahora aunque mucha gente no lo sabe estamos investigando la cuarta fase, y no queremos dejar a la gente atrás. La cuarta es la inteligencia artificial y la biotecnología. La ciencia a nivel molecular. La ciencia no va a ir hacia atrás. Hay que ir aprendiendo con cada revolución y por eso hay que enseñar a la gente por qué esto es importante, porque va a afectar a sus trabajos, a sus sueldos, a su estilo de vida, a su función en la sociedad.

El teléfono se invento hace cien años, ve a la biblioteca y lee los periódicos que hablaban mal del teléfono. A  los que escribían que el teléfono era mecánico, que ya no íbamos a hablar con nuestros hijos sino con una voz que flota en el éter. Que es mecánico, seco, estéril, esa gente tenía razón. Ya no hablamos tanto con nuestros hijos, ni pasamos tanto tiempo hablando  cara a cara, pero el caso es que nos encanta.

Nos encanta el teléfono porque expandió  nuestros horizontes y los multiplico por cien, ¿significa esto, de alguna manera, que las cosas se vuelven menos humanas?, si, pero hay que cambiar la definición de lo que es humano. Cuando apareció el teléfono se crearon nuevas reglas específicas  para usarlos y ahora tenemos internet. Los niños deben conocer las reglas de este nuevo medio, es bueno que lo usen porque todos sus compañeros lo usan. Es el futuro, hay que acostumbrarse, pero hay que socializar a los niños, esa es la clave.

“Dos pasiones me han motivado durante toda mi vida: el deseo de comprender las leyes físicas del universo dentro de una única teoría coherente, y el deseo de ver el futuro. Finalmente me di cuenta que ambas pasiones eran en realidad complementarias.”

Michio Kaku

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete y recibe las novedades en tu email

Últimos Artículos

Sígueme en las Redes