REGRESO A LAS AULAS

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Estamos viviendo una nueva etapa de aprendizaje.

Nos pusimos en contacto con la Lic. Marisel E. Ferreyra, de la ciudad de Córdoba con la intención de compartir la experiencia del regreso a clases. Marisel es Directora del  IPEM (Instituto de Enseñanza Media) de gestión pública, escuela ubicada en el barrio Cerro de las Rosas de la ciudad de Córdoba. El Instituto brinda una orientación en Ciencias Sociales y Humanidades, Artes Visuales y Artes Música.

            La Directora nos comenta la institución se caracteriza por ser una escuela inclusiva, donde algunos jóvenes con discapacidad están integrados en proceso de inclusión. El cuerpo docente trabaja por proyectos integrados por cursos y hoy se presentan  algunas dificultades para articular por la virtualidad, pero con esfuerzo intentan lograr los objetivos.

            Desde el 20 de marzo de 2020, la pandemia COVID19, nos llevó a aislarnos en nuestros hogares, enseñando con otro formato, aprendiendo lo nuevo, amigándonos con las nuevas tecnologías, explorando sitios de TIC para aprender,  la escuela no paró, seguimos enseñando, escuchando niños, niñas,  jóvenes y padres con mucha incertidumbre por cómo se vivía en esta situación ASPO.  Por eso,  para nosotros, estamos viviendo una nueva etapa de aprendizaje, el 1 de marzo todo fue muy extraño, un año sin transitar estos espacios tan queridos.

Fuimos y somos sostén, siempre una palabra, aliento, contención, la familia y escuela nos acercamos, a pesar de mirarnos por las pantallas y escuchando por los audios de whastapp, esos grupos interminables de cada curso, nos comunicábamos todo el día, mucho más que las horas de clase que teníamos y de los módulos que enseñábamos en la presencialidad.  Así lo recordamos a ese 2020 tan cercano, pero a la vez nos parece lejano, por lo distinto, por lo extraño, por lo incierto.

Hoy entramos a las aulas, y comenzamos la presencialidad, con un retorno gradual, paulatino, con  todos los protocolos de cuidados y de cuidarnos,  por burbujas de hasta 15 estudiantes cada división de sexto, cursan esta semana presencial y la próxima virtual. El 8 de marzo se incorporan las burbujas A de los primeros años,  serán los únicos en la escuela, porque la burbuja A de sexto esa semana estarán virtual, y no comienzan las burbujas B esperando la intensificación de saberes de los  estudiantes, que hasta el 26 de marzo tienen plazo para entregar trabajos integradores y promocionar los espacios curriculares.

 Nosotros  teníamos aprendizajes pendientes que hoy comenzamos a practicar, cómo llevar adelante un nuevo formato escolar bimodal, planificando unas clases sincrónicas y otras asincrónicas en línea, acercándonos a modalidades más hibridas,  unas en la plataforma educativa classroom y otras en las aulas en la escuela.

Estamos garantizando la obligatoriedad de la escuela secundaria, estamos promoviendo una nueva escuela, estamos sosteniéndonos  con las mismas emociones que comparten los y las estudiantes. Pudimos mirarnos sin mediar una pantalla,  logramos hablarnos aunque sea mirándonos a los ojos, los barbijos siguen en su lugar, las sonrisas no se ven, pero los ojos brillosos de los estudiantes que tenían entusiasmo del reencuentro de amigos, de compañeros, de profesores con escucha, de preceptores atentos, de coordinadoras de curso preguntando qué sienten?  Todos muy silenciosos, eso percibimos los adultos, mucho ensimismamiento en cada adolescente, les costó expresarse con palabras, sus movimientos eran lentos, demasiado tranquilos, y empezamos a preocuparnos, pero nos ocupamos y los acompañamos.

Sensaciones vividas, experiencias familiares agradables y otras no tanto, falta de contacto con amigos tan sentida, pero con la esperanza de que con los días, volvamos a escuchar el dinámico movimiento y charlas de los jóvenes  en los recreos que hasta hoy eran distantes, callados, sentados, pensativos…

www.politicayeducacion.com

Los directivos y con supervisores,  juegan un rol importante en el diseño e implementación de estrategias en la organización, considerando en la planificación, el trabajo de las emociones, del reencuentro, de la mirada que tenemos que instalar en cada espacio, en docentes y estudiantes, en personas que nos hacían falta los abrazos, el saludo y hoy no están, pero con la certeza de que fue gratificante darnos el permiso de volver, de experimentar juntos la nueva normalidad, el nuevo orden, el proceso de una organización flexible y orgánica que se mueve y modifica cada semana, que es necesario que así sea, porque planificamos la escuela estratégicamente y situada, con marchas y contramarchas, con cambios que serán necesarios, y eso no es desorganización, es una nueva organización institucional, con horarios movibles, con docentes con compromiso por los estudiantes que por suerte son la mayoría en esta experiencia, donde lo claro es que la escuela deberá fortalecer la emocionalidad y la dimensión afectiva, porque sabemos que la emoción potencia el aprendizaje, y ya estaremos listos para continuar aprendiendo.

www.politicayeducacion.com

Esta pandemia nos desafió y nos interpeló como directores y como docentes, que con mucho esfuerzo seguimos adelante, movilizándonos saliendo del lugar del confort de lo conocido, para adaptarnos a la contingencia, a la incertidumbre de no saber cómo hacerlo,  hablando el idioma de la política educativa vigente y el idioma de la escuela, revisitando y monitoreando sus prácticas institucionales, la colectivización y posicionamientos, reinterpretando y traduciendo al sistema,  pero sin olvidarnos de que las crisis siempre pueden dejarnos aprendizajes: es importante rescatar todos aquellos logros, en términos de gestión y liderazgo, que se obtienen al enfrentarlas, hacer un recuento de aquellas capacidades desarrolladas y fortalecidas, así como de los desafíos superados, es un aliciente para seguir aprendiendo y avanzando en términos profesionales y humanos, incluso apoyando a otras comunidades desde las propias experiencias de gestión exitosas, y es importante contemplar el análisis de los desafíos formativos en los distintos ámbitos y de los distintos equipos al interior de la escuela, con el fin de ser incorporados en los Planes de Gestión y  asociados a los respectivos planes implementados por normativa, como la resolución 343/20 y otras como el Programa Acompañar para estudiantes sin conectividad ni dispositivos tecnológicos, que asistieron a la escuela en un período de recuperación de saberes e intensificación de aprendizajes.

Esta crisis que vino a visibilizar situaciones complejas que estudiantes, familias, docentes viven permanentemente y que se acentuaron durante la emergencia sanitaria, obligaron a las instituciones y a los equipos que administran y lideran, a mirar detenidamente cada caso: las crisis seguirán apareciendo tanto a nivel personal como colectivo. La gestión escolar debe estar siempre atenta, pero sobre todo sensible, a las necesidades socio educativas y laborales, de las personas que viven y caminan la escuela cada día.

Consideramos la importancia de un Liderazgo distribuido: los directivos escolares, así como los supervisores, puedan apoyar y acompañar a los equipos profesionales para desarrollar y fortalecer diversas capacidades de gestión y liderazgo que permitan delegar y descomprimir tareas. La confianza profesional es otro pilar relevante para potenciar una toma de decisiones participativa, el empoderamiento profesional de los equipos de trabajo y un abordaje de las crisis en comunidad, distribuir el liderazgo permitirá potenciar los efectos de las decisiones y las acciones implementadas, y paso a paso abramos todas las escuelas y hoy pudimos abrir la nuestra.

Desde www.politicayeducacion.com queremos agradecer a la Sra. Marisel E. Ferreyra, Directora del IPEM  208 de la ciudad de Córdoba – Argentina-, por la generosidad de compartir su experiencia.

“Con la educación tenemos la posibilidad de transformar este momento en esperanza”

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete y recibe las novedades en tu email

Últimos Artículos

Sígueme en las Redes