POTRERO DE CHAÑI, UNA HERMOSA ELECCIÓN!!!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

En esta oportunidad, www.politicayeducacion.com, llega a Potrero de Chañi o al conocido Nevado de Chañi, montaña que sirve de límite entre las provincias de Jujuy y Salta. Nos comunicamos con su directora, Susana Chavez, con quien mantuvimos una rica charla que nos permitió trasladarnos imaginariamente a su lugar en el mundo.

Llegar a la escuela ARA Gral. Belgrano,  situada a 3800 metros es un itinerario  extenso. Sus caminos no son fáciles de transitar, sus encrucijadas y precipicios son de mucho cuidado. Nos cuenta Susana que sus paisajes logran que quedes fascinado por la naturaleza. Allí, rodeado de esa maravilla, está su escuelita.

“Hace más de dieciséis años que trabajo como docente. Tengo 47 años, una familia compuesta por mi esposo y mis dos hijos; una nena y un varón ambos mayores, uno es especial, es mi bastón”. De esta manera, Susana, directora de la Escuela 4422 -Crucero ARA Gral. Belgrano-, comienza a relatar su maravillosa historia a www.politicayeducacion.com. Su hijo la acompañó siempre a su trabajo, iniciando la semana los lunes a la madrugada en Rosario de la Frontera, donde vive junto a su familia, debiendo recorrer cerca de 350 km para llegar a destino, a su querida escuela, para recibir a sus alumnos y quedarse toda la semana allí. “Él me acompaño siempre a mi trabajo, siendo parte de la comunidad educativa y aprendiendo mucho de sus compañeros”, refiriéndose a su hijo.

Nos comenta sobre su trayectoria, antes de llegar a la Escuela 4422, “comencé trabajando en otra escuela más humilde aún, donde tuve una experiencia hermosa de trabajo y  luchando junto al director, logramos tener un bello edificio en medio de unos magníficos cerros”, la escuela está ubicada en el Paraje Cerro Negro del Tirao, del Dpto. de Rosario de Lerma.

Susana nos cuenta que después de estar casi 10 años en esa escuela, ese lugar  “ era como mi casa”, “de un día para el otro me titularizaron y me trasladaron a la escuela 4422 “Crucero ARA Gral. Belgrano”. Fue muy duro comenzar de nuevo, en otro espacio, con otra gente. Siempre tengo presente las palabras de mi director, recuerdo que me dijo: “Dios manda a la gente buena donde él la necesita”. No sé si será así, pero bueno…

Continuamos la charla y  volvemos a la escuela 4422,  donde actualmente se desempeña como directora, nos cuenta que la misma está ubicada en el Paraje Potrero de Chañi, al pie del Nevado de Chañi a 160 km de Salta- Capital, “un lugar hermoso como todos los lugares donde hay una escuela rural”. El clima es duro en época de invierno, donde las temperaturas llegan a 12° bajo 0; tal vez un poco más.

La escuela tiene la modalidad de jornada simple, los niños comienzan las clases  a las ocho y treinta hasta las catorce. Terminada la jornada los alumnos vuelven al hogar por un terreno duro y pedregoso, donde el clima es frio de alta montaña. Susana nos relata que los alumnos viven a una hora de la escuela, y ellos elijen recorrer ese camino caminando sin usar otros medios de transportes.

Seguimos conversando, al escucharla, se nota la emoción y mucha pasión en su relato. “Las docentes estamos de lunes a viernes, continuamente hay dos maestras de grado y tres de áreas especiales que compartimos con otras escuelas de la zona”. Como equipo docente tratamos de brindarles todas las herramientas que están a nuestro alcance para que los niños puedan utilizarlas para la vida, que, con ellas  puedan elegir lo que quieren en su vida. Siempre les digo: “ que los cerros sean una elección y no una obligación, aquello que decidan, siempre debe estar acompañado del  aprender y capacitarse”; es una frase que continuamente les repito para que tomen conciencia de lo importante que es recibir educación.

Aquí los niños, no solo trabajan sobre las áreas curriculares, también lo hacen con el invernadero que fue donado por la Fundación Alfarcito. “Lo que se cosecha en el invernadero lo utilizamos en el comedor escolar y compartimos con las familias del lugar”. Trabajar con el invernadero ha sido fundamental para que las  familias de los niños se unan a nosotros y colaboren con el sembradío en el invernadero. Lo aprendido en el aula tratamos de implementarlo allí, digo esto, porque el tiempo institucional es muy reducido.

“Toca a los maestros hacer conocer a los niños el valor del trabajo, para que sepan apreciar el valor de las cosas.” Simón. Rodríguez

La falta de un personal de maestranza dificulta mucho nuestras prácticas áulicas porque no solo enseñamos sino tenemos que preparar el menú diario, preparamos la comida para los niños, también realizamos la limpieza y ordenamos el local escolar con colaboración de los alumnos. Nos ocupamos de todo, pero no bajamos los brazos, solo pensamos en brindar un buen servicio educativo. Sin dudas que  si tuviéramos una ordenanza, sería todo diferente porque podríamos mejorar la trayectoria escolar de los niños, pero como dije antes, aun así no bajamos los brazos.

La directora nos menciona que “la escuela cuenta con línea de internet; una de las líneas fue donada por la Fundación Aprendiendo bajo la Cruz del Sur, a quién aprovecho a agradecerles por esta ayuda, nos sirvió mucho porque estábamos muy incomunicados, con el tiempo colocaron una antena del Estado donde la señal es bastante débil”. 

En esta época de pandemia uno de los problemas que dificulta el trabajo online es la distancia en que viven los niños de la escuela, no tenemos manera de conectarnos de manera virtual, Así acordamos con mis colegas a elaborar nuestras propias “cartillas formativas” para intentar lograr la continuidad pedagógica. “Cuesta un poco porque los niños no están acostumbrados a trabajar desde la distancia, pero la mayoría cumple, solo algunos que se dejan estar, pero más es por falta de responsabilidad”. “Las cartillas las enviamos con el módulo alimentario que se les brinda mes a mes desde el Programa de Nutrición Escolar de la Provincia”.  “Estas cartillas llevan al comienzo de cada tema una explicación sencilla con un vocabulario que los padres puedan interpretar para que puedan colaborar con los niños en el desarrollo de las misma”.

Para finalizar la charla con Susana, concluye diciéndonos que en este momento, donde todos vivimos una situación difícil, inesperada, el COVID – 19, desde acá, desde los cerros, es donde más valoramos la presencia del docente, pienso que los maestros no podemos estar ausentes en las zonas rurales, “estar” es muy importante, porque aquí  hacemos un trabajo globalizado en todos los aspectos que hacen a la vida de las personas que allí habitan, siempre en bien del futuro de los niños.

Gracias a toda la comunidad educativa de la Escuela 4422 “Crucero ARA Gral. Belgrano”, del Paraje Potrero de Chañi!!! Tenemos maestros  de quienes sentirnos orgullosos!!!

Daniel A. Traverso

Daniel A. Traverso

Docente y Columnista

Más artículos del autor

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete y recibe las novedades en tu email

Últimos Artículos

Sígueme en las Redes