LOS BENEFICIOS DE LA ACTIVIDAD FÍSICA PARA LA SALUD

Amigos y Anunciantes que nos apoyan

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

“El ejercicio no sólo cambia tu cuerpo, cambia tu mente, tu actitud y tu humor”

Conocemos los beneficios que implica hacer actividad física para la salud, como  alejar los tan temidos factores de riesgos (colesterol elevado, obesidad, hipertensión arterial, enfermedades cardiovasculares, tabaquismo, diabetes, etc.).El poder moverse nos ayuda a prevenir y a mantener alejados todas estas enfermedades.

Pero además, y muy importante son los beneficios para la salud mental, vivimos un elevado estrés a nivel psicológico, debido a esta nueva situación, que nos obliga a estar confinados en nuestras casas, lo cual nos debería ocupar más para realizar distintas actividades que nos eviten la gran tensión que esto provoca.

La práctica de actividades físicas o deportivas, producen una distracción de los acontecimientos estresantes, al concentrarnos en otro tipo de cuestiones asociadas al movimiento, que duda, ayudan a reducir el nivel de estrés en el organismo. Es decir, despejan nuestra cabeza de preocupaciones.

El hábito de la actividad física estimula una mayor liberación de endorfinas por parte del cerebro, la hipófisis y otros tejidos, esto se traslada en un estado de bienestar y mayor sensación de seguridad, así como una baja en la tolerancia del dolor. Todo este proceso dura varias horas tras la práctica de ejercicio, disminuyendo el estrés que provocan las distintas situaciones en nuestras vidas.

Para obtener estos beneficios, no basta con hacer deporte un día aislado o de forma puntual. El mayor beneficio se obtendría con un ejercicio practicado de forma regular,  lo más frecuente posible (mejor todos los días siempre que sea de intensidad moderada) y con continuidad.

Las investigaciones sugieren que la actividad física moderada fortalece el sistema inmunológico y más en estos tiempos (por la pandemia), es cuando deberíamos tratar de hacer más acciones de movimientos a modo de prevención. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que una persona adulta realice una actividad física entre 150 a 300 minutos por semana para prevenir enfermedades cardiovasculares, diabetes, hipertensión arterial, cáncer o depresiones. Los médicos nos dicen que las personas con un sistema inmunológico elevado tienen mayores posibilidades de desarrollar solo síntomas leves en enfermedades como el Covid – 19, con más razón hay que hacer Actividad Física. Lo que tenemos que tener cuidado es que una mayor cantidad de ejercicio no es necesariamente mejor, y va a depender de lo que venimos comentando en artículos anteriores y que hacen referencia al principio de individualidad.

 Este aspecto complican más a las personas que tienen como hábito incorporado al movimiento, llamémosla rutina agendada, igual, a las personas que desde años hacen actividad física, esto ayudaría a combatir el stress del encierro y tenerlo como herramienta.

Por eso el utilizar la actividad física y tener continuidad lograra en la persona una mayor autoestima,  saber que lo puede hacer e ir progresando paulatinamente, decir mente positiva, y aquí agregarle un aspecto fundamental como es la motivación, para alcanzar esto, también ayuda el fijarse un objetivo,  “verte mejor físicamente te hará sentir bien”.

Investigaciones señalaron que parecería quedar demostrado que el entrenamiento físico reduce los síntomas de la depresión y recomiendan la realización de actividad física de moderada intensidad.

Aliviarla ansiedad y canalizarla mediante el movimiento

La actividad física nos ayuda a tranquilizar el cuerpo y la mente. Por un lado, acaba calmando la tensión muscular y también nos distrae, alejándonos de las preocupaciones, manteniéndonos ocupados por lo que estamos realizando. Esto hace reducir el estrés y nos sintamos más relajados.

Los neurotransmisores liberados durante y después de practicar ejercicio pueden ayudar a la gente que sufre ansiedad a calmarse al favorecer la liberación de endorfinas, unas sustancias químicas que producen sensación de felicidad, bienestar y optimismo. Las endorfinas son sustancias realmente importantes en nuestras vidas, participando en muy diversos procesos y contribuyendo a la capacidad de adaptación del ser humano. Son participes en un montón de funciones, entre ellas produce  fortalecimiento del  sistema inmunológico.

Estudios han demostrado que incluso pueden aliviar síntomas de una depresión. Por este motivo, los psicólogos recomiendan que las personas que sufren depresión o ansiedad mejoren su calidad de vida incluyendo el ejercicio en sus vidas. Si no eres una de esas personas que práctica actividad física a diario, con practicar ejercicio 3 días a la semana durante media hora puedes mejorar tu humor instantáneamente.

También practicar ejercicio periódicamente mejora tu memoria y la habilidad de aprender cosas nuevas, pues incrementa la producción de células del hipocampo que son responsables de la memoria y el aprendizaje.

Al hacer ejercicio tu cerebro produce más neuronas y más conexiones entre ellas, aumentando tu capacidad cerebral, fenómeno que se conoce como neurogénesis. Por lo tanto, tu cerebro ganará  y aumentará su capacidad de aprendizaje. En una investigación de Vaynman, Ying y Gomez-Pinilla,  demostró que con la Actividad Física se aumentan los niveles de una proteína conocida como BDNF (Brain Derived Neurotrophic Factor) que se encuentra en el cerebro, y que se cree que influye positivamente en la toma de decisiones, en el pensamiento y el aprendizaje. La actividad, el movimiento ejercen beneficios sobre el cerebro ya que promueve la función del hipocampo y estimula la neuroplasticidad, además de servir como neuroprotector o ralentizar el declive cognitivo.

 Todo este enfoque que podemos encontrar en un montón de sitios en la web, con consejos  similares en todos los aspectos, coincidimos en los beneficios de la actividad física y no por casualidad, al igual que mantenerte ocupado es esencial, sea la actividad que más te guste, esto también ayuda a la liberación de endorfinas y que te sientas feliz por lo que haces.

Por eso a modo de conclusión se aconseja, se sugiere:

  • Hacer Actividad Física, e ir logrando un buen nivel de acondicionamiento físico general, propio de cada persona. Que colabore a mantener, fortalecer un buen sistema inmune.
  • Busca lo que más te agrade y que puedas hacer, con alegría y felicidad.

Puedes aprender, investigar, técnicas de:

  1. Visualización.
  2. Respiración, relajación.
  3. Habilidades mentales.
  4. Meditación

      Hay que lograr

  • Reducir el tiempo en redes sociales. (si al contacto con amigos y familiares, no dejar lo social).
  • Evitar ver constantemente las malas noticias que nos difunden los medios.
  • Dedicar espacios de tiempo diarios a la lectura.
  • Ver películas.
  • Estudiar.

Entonces concéntrate en emplear mejor tus energías en acciones que mejoren tu sensación de bienestar general, hasta que retomemos nuevamente nuestra vida normal, igual, si vas adquiriendo estos hábitos no los abandones por obvias razones ya explicitadas.

Recuerda que el estrés provoca muchos cambios fisiológicos y afectos de manera directa tanto al sistema inmune como al sistema metabólico. Hay que conseguir un equilibrio que nos  adapte a la perspectiva que nos toca vivir en estos momentos. Es posible nos queden, todavía, semanas de vivir en estas condiciones, (esperemos que pase pronto), lo importantes es que nos acomodemos lo antes posible a la misma, en beneficio de nuestra salud física y mental.

“El ejercicio no sólo cambia tu cuerpo, cambia tu mente, tu actitud y tu humor”  Inténtalo, descúbrelo, haz lo que puedas, lo poco puede ser un gran comienzo de lo mucho para lograr las metas particulares.

Oscar Ramos Lo Giudice

Oscar Ramos Lo Giudice

• Profesor Nacional de Educación Física.
• Técnico en Natación.
• Licenciado en Educación Física, Universidad Nacional de Catamarca.
• Nivel 2 en Antropometría I.S.A.K.

EDUCACIÓN FÍSICA

Todos los Artículos del autor

¿Te gustó este artículo?