Las medidas que proponen los pediatras para reabrir las escuelas.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La Sociedad Argentina de Pediatría elaboró un extenso documento en donde plantea un riguroso protocolo que tiene en cuenta numerosos aspectos que deben cumplirse a rajatabla para evitar contagios.

La Sociedad Argentina de Pediatría, anticipándose a estos primeros movimientos y pensando en que el 2021 no estará libre de coronavirus, elaboró una serie de medidas que deberían tenerse en cuenta para que los alumnos puedan retomar las clases presenciales sin correr tantos riesgos de contagio. Desde ya que esos protocolos deben acordarse entre autoridades educativas, sanitarias y contar con el apoyo del gremio docente de cada ciudad o pueblo para que la vuelta sea posible. Las pautas previstas por los pediatras fueron plasmadas en un documento de 24 páginas.

Los especialistas recomiendan volver a las aulas, siempre que las condiciones epidemiológicas lo permitan y agregan que “la decisión de reapertura de las actividades escolares presenciales debe estar basada en una evaluación de riesgo, maximizando el beneficio de la educación y la salud de los estudiantes, docentes, personal de la institución y la comunidad educativa toda, minimizando el riesgo de rebrote del Covid en esa comunidad”.

Principales medidas:

1- Educar a los docentes, personal de la institución y a la comunidad en prevención, sospecha y manejo de infección por COVID-19.

● Enseñar el uso adecuado del tapa boca-nariz así como la necesidad de su limpieza (lavado al regresar al hogar) o su cambio si está visiblemente sucio.

● Enseñar a limitar el riesgo de exposición a través de la práctica del distanciamiento social, especialmente en el contacto físico en el aula, la clase de educación física, los recreos, baños y vestuarios.

● Enseñar a higienizar su pupitre/mesa y silla de trabajo al iniciar y finalizar la jornada y practicarlo de rutina.

● Los escolares deberán llevar los útiles indispensables para las actividades.

● Suspender todas las actividades grupales que no sean fundamentales. De tener que realizarlas, optar por organizarlas al aire libre y con la distancia recomendada.

● Estimular e intensificar las conductas de higiene personal y respiratoria especialmente durante las clases de educación física.

2. Establecer el proceso a seguir ante la presencia de síntomas en niños o miembros del personal de la institución.

3. Identificar personas en situaciones especiales: estudiantes, docentes y personal no docente de la institución con enfermedades preexistentes que los predisponen a un mayor riesgo.

4. Evaluar la infraestructura y organización institucional para que la reapertura del centro escolar responda a los principios básicos de un funcionamiento seguro.

● Se deberá realizar un triage al ingreso a la institución: cuestionario e idealmente control de temperatura. Se deberá preguntar a los docentes y trabajadores de la institución, a los padres que lleven a los niños o niños que lleguen solos: ¿Presentó temperatura mayor a 37,5° C en las últimas 48 hs? ¿Manifestó malestar, dolor de garganta, ausencia del gusto, ausencia del olfato, tos o dificultad respiratoria en las últimas 48 hs? ¿Tiene algún familiar o conviviente con alguno de estos síntomas?

5. Intensificar la limpieza y desinfección de la institución

6. Reacondicionar las aulas

● En relación a la ocupación de las aulas y otros espacios comunes, se deberá evaluar la superficie disponible. Se deberán priorizar, en la medida de lo posible, los espacios al aire libre.

● La institución podrá optimizar aulas y otros espacios para dar cabida a los estudiantes pero, en todo caso, asegurando una distancia mínima interpersonal de 1,5 a 2 metros.

● Se recomienda el uso de pupitres individuales manteniendo un espacio de 1,5 a 2 metros entre ellos. En caso de que la institución cuente con bancos escolares dobles, se limitará su ocupación a un niño por banco; en caso de bancos escolares múltiples se deberá preservar la distancia interpersonal mínima de 1,5 a 2 metros entre los escolares.

8. Promover un transporte y acceso seguro a la institución

9. Limitar / controlar el ingreso y egreso del establecimiento educativo

● El ingreso y egreso a la escuela deberá llevarse a cabo de manera escalonada evitando las aglomeraciones, manteniendo la distancia entre los alumnos y evitando las aglomeraciones en la puerta de los cuidadores.

● Reforzar la recomendación a los padres y alumnos de no reunirse ni antes ni después de clases, ni tampoco durante su tiempo libre.

● Tanto el ingreso como la salida se realizará directo hacia y desde las aulas. Esta circulación se organizará manteniendo la distancia interpersonal de 2 metros y de manera escalonada.

● Se reducirán al mínimo los desplazamientos de grupos de alumnos por el centro educativo.

● El ingreso de personas que no sean personal de la institución (proveedores, servicio de mantenimiento, etc.) se deberá coordinar para que se lleve a cabo ingreso en contraturno (cuando no haya alumnos) y manteniendo todas las normativas de higiene, distanciamiento y protección personal.

El documento incluye un extenso material con sugerencias para preparar desinfectantes y una lista de los productos comerciales que se venden en la Argentina y que son efectivos para garantizar la limpieza de bancos, sillas, pisos, baños y espacios comunes.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete y recibe las novedades en tu email

Últimos Artículos

Sígueme en las Redes