Toda la verdad sobre la educación en Finlandia

Amigos y Anunciantes que nos apoyan

La Consejera de Ciencia y Educación de la Embajada de Finlandia en Argentina estuvo invitada al auditorio de Ticmas, en la Feria del Libro, para responder una pregunta que no dejamos de repetir con admiración e intriga: ¿se puede importar el modelo educativo finlandés a nuestro país?

Hay ciertos pueblos que quedaron asociados a una característica de una manera tan profunda, que, de alguna manera, esa característica es una puerta de entrada: es muy probable que, cuando hablamos de Finlandia, lo primero que nos venga a la mente es el modelo educativo. Finlandia supo ser la tierra de Nokia, era la casa de Tove Jansson y es la de Sofi Oksanen, pero, sobre todo, es la del modelo educativo que el mundo mira con interés, asombro, y también con un poco de envidia.

¿Se puede replicar ese modelo? ¿Se puede importar el modo en que Finlandia funda el sistema educativo?

No es un milagro

“Yo diría que hay muchos elementos extraordinarios y hechos reales muy valiosos dentro del sistema educativo finlandés, pero si nos ponemos a hablar de milagros suena un poco como si a los finlandeses se les hubiese caído un sistema perfecto del cielo”, señaló Ahvenjärvi y puso el foco en el trabajo realizado por Finlandia para crear un sistema educativo y económico que funcione.

Y agregó: “En la cultura finlandesa hay un gran aprecio a la educación, así que hay una base sólida para estar desarrollando el sistema educativo. El modelo de enseñanza básica obligatoria que tenemos hoy en día viene de los años 70 y se considera una de las claves para esos buenos resultados actuales del sistema”.

Dentro del sistema educativo finlandés uno de los puntos que se va renovando de forma constante es el aspecto curricular. “Hoy en día tenemos un marco curricular basado en competencias que se ajusta más a los requerimientos actuales”, explicó la consejera.

¿Mito o realidad?

Hay una serie de mitos y equívocos en torno a la educación en Finlandia. Qué mejor que la consejera de Educación para contar la realidad.

1) ¿Se estudian solo trece horas semanales? “No, pero voy a dar una explicación”, dijo entre risas Ahvenjärvi y señaló: “Dentro de la educación básica finlandesa hay menos horas de clases que en otros países europeos, países de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) y el número de horas de clase va en aumento según la edad de los alumnos. Y por otro lado, lo que se conoce del sistema finlandés es que hay menos tareas para la casa. Las trece horas de clase probablemente serían del preescolar, de los niveles más iníciales. Más adelante aumentan las horas.”

2) ¿Hay educación bilingüe desde la primera infancia? “Sí, en la guardería los niños tienen lo que se llama ‘baños lingüísticos’ o baños de idiomas”, explicó. Esta metodología permite que los niños desde muy temprana edad pasen a estar familiarizados con distintos idiomas “sin la intención de que hablen todos esos idiomas, pero de que los conozcan. En la primaria ya empieza la enseñanza de un segundo idioma”.

3) ¿Cuánto gana un maestro en Finlandia? “Es un sueldo medio totalmente competente en el mundo laboral y depende un poco del nivel en el que estén enseñando y, de hecho, hoy en día, sobre todo los maestros de educación infantil no están satisfechos con su salario y tienen una lucha salarial”, se sinceró Ahvenjärvi. Y agregó: “Sí, es un mito que los maestros finlandeses cobren un salario muy alto. En general es un salario competente, pero podría ser mejor también. No es la motivación principal para ser maestro”.

4) ¿Es un largo camino convertirse en maestro? “Son normalmente mínimo cinco años. Eso significa que hacen una titulación de pregrado y una Maestría. Y en la enseñanza media obligatoria, los primeros seis años, los docentes están graduados con un nivel de Maestría en Pedagogía. En los últimos tres años de este nivel educativo normalmente tienen una Maestría en la materia que enseñan y estudios pedagógicos que se requieren a todos los maestros”.

5) ¿No se toman exámenes en la educación? Ahvenjärvi explicó: “Muchas veces se dice que en Finlandia no hay ningún tipo de testeo, ningún tipo de evaluación. No tenemos exámenes estandarizados, no rankeamos ni estudiantes ni escuelas, pero nuestros maestros -en su formación- no sólo están formados para enseñar, no sólo para ser los orientadores del aprendizaje sino también los que evalúan y hacen formación formativa constante y continua que forma parte de los procesos de aprendizaje. Y al final de la secundaria, del bachillerato, sí hay un examen estandarizado que sirve, en parte, como prueba de selección para la universidad”.

¿Un modelo educativo de exportación?

“No creo que tenga tanto que ver con el modelo finlandés sino con los modelos en general. Todos los modelos educativos tienen que ver con la sociedad que los rodea, la economía que los rodea, la cultura que los rodea. Son parte de esos temas y por eso cuando se trata de renovar, cuando se trata de desarrollar un sistema educativo siempre hay que pensar en las evidencias de ese momento. No tiene sentido exportar modelos como bloques sin poder moldearlo”, enfatizó Ahvenjärvi.

Y agregó: “Una característica de la sociedad finlandesa es la confianza, es una sociedad de confianza. Hay confianza en la responsabilidad de cada uno, en el rol de cada uno. Por otro lado, hay una apreciación muy importante hacia la lectura y eso sí que es algo compartido en la sociedad. Se ve también en nuestra red de bibliotecas públicas. Hay una tradición en la lectura que ha favorecido a los resultados educativos”.

“Desde niños los libros forman parte de la cultura. De la cultura familiar. También dicen que tiene que ver con nuestro clima. Hay una gran importante parte del año que uno no puede pasar tanto tiempo al aire libre y en otras actividades así que esa vida de puertas adentro fomenta la actividad de la lectura”, reflexionó Ahvenjärvi.

Finlandia y Argentina

“Tenemos un memorándum de entendimiento entre los Ministerios de Educación de Argentina y Finlandia”, destacó la Consejera y sumó: “Hay buena conexión entre nuestros ministerios nacionales. Por ejemplo, la Ciudad de Buenos Aires y la Ciudad de Helsinki tienen una intensa colaboración en materia educativa y en formación docente. Y también está involucrada la Universidad de Helsinki. 

Y en el sector privado tenemos muchas iniciativas en marcha, por ejemplo en los años anteriores se ha trabajado con el programa KIVA de anti bullying, también está disponible una solución finlandesa para el aprendizaje de la lectura, que el BID ha apoyado para que esté en diversos países latinoamericanos”. Y agregó que Argentina cuenta con la primera escuela preescolar finlandesa fuera de ese país y está ubicada en la localidad de San Rafael, en Mendoza.

Sobre el sistema educativo argentino, Ahvenjärvi destacó la motivación de los docentes ya que “tienen interés por renovar sus capacidades, integrar nuevas maneras de enseñar”. Y que a la hora de pensar qué se lleva desde Argentina hacia su país reflexionó: “Me gustaría que los docentes de Finlandia sean más improvisadores. Tenemos una sociedad tan funcional, tan organizada que a veces los imprevistos no los saben llevar tan bien. Y por otro lado, tal vez la cultura finlandesa es más introvertida, no tan comunicadora (risas) y yo he intentado ser un poco más comunicadora, lo que se puede aprender de acá es ser más extrovertido. Improvisación y comunicación son las cosas que me llevaría”.

Fuente: Infobae

¿Te gustó este artículo?