LA RESILIENCIA


Deprecated: Elementor\Scheme_Color ha quedado obsoleto desde la versión 2.8.0. Utiliza Elementor\Core\Schemes\Color en su lugar. in /home/puntocom/domains/politicayeducacion.com/public_html/wp-includes/functions.php on line 5051

Deprecated: Elementor\Scheme_Typography ha quedado obsoleto desde la versión 2.8.0. Utiliza Elementor\Core\Schemes\Typography en su lugar. in /home/puntocom/domains/politicayeducacion.com/public_html/wp-includes/functions.php on line 5051

Amigos y Anunciantes que nos apoyan

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

¿ MITO O REALIDAD?

“Tal es la pregunta que puede hacerse al estudiar en los campos de la psicología del desarrollo, la psiquiatría, la medicina, la sociología, la acción social y las ciencias de la educación. Mito si solo vemos este término a conceptos ya conocidos como: resistencia, adaptabilidad, invulnerabilidad, capacidad de enfrentarse. Y mito, igualmente, y potencialmente peligroso si lleva a sobrevalorar los recursos psicológicos y las competencias de nuestros pacientes y de los usuarios de nuestros servicios para disminuir proporcionalmente el apoyo social, profesional, administrativo y financiero que tienen derecho a esperar una sociedad solidaria.”  Michael Manciaux

Sin embargo, a pesar de traumas graves, incluso muy graves, o desgracias más comunes, la resiliencia parece una realidad confirmada por muchas trayectorias existenciales e historias de vida .

Entonces ¿qué es? … Mito o realidad?. Acaso no son los mitos, etimológicamente, relatos fabulosos, muy simbólicos, que hablan de la condición humana frente a fuerzas externas y acontecimientos inesperados?

Pero ¿Cuáles son las características de esta cualidad fuera de lo común , de esta resiliencia que permite a quienes la manifiestan resistir, sobrevivir o edificarse? . Qué factores intervienen o, más exactamente, qué sutil equilibrio hay entre factores de riesgo y de protección?

Se puede usar la experiencia del sujeto resiliente para ayudar mejor al niño, a la persona que se confía a nosotros o que nos es confiada y de la que somos responsables? . Y si es así ¿cómo hacerlo?

De hecho muchas preguntas están abiertas y, se debería profundizar el concepto y su aplicación a la vida del individuo y de la comunidad, su originalidad y los procesos de su puesta en práctica, sus límites y sus posibles efectos perversos cuando la ética no va de la mano del pensamiento y de la acción .

Dentro de las escuelas se vive una réplica de lo que sucede en la sociedad, los distintos tipos de violencias se naturalizan por la inercia y por la carencia de intervención de los profesionales específicos y de los proyectos integrales para abordarlas, porque no son emitidos por los poderes políticos. Estas ideas son las expresiones vertidas por los maestros, directivos, auxiliares de docencia y padres.

Los alumnos lo manifiestan mediante la poca motivación por estudiar y asistir a lugres donde no son felices porque no se sienten seguros.

Freud decía: “que las tres causas del sufrimiento humanos son: los desastres naturales, el propio cuerpo o las relaciones con otros seres humanos, esta ultima era la causa más frecuente e importante “.

La violencia social fractura la continuidad existencial porque escinde el sustrato de lo siniestro que surge de las experiencias de amenazas y traumas. En la medida que el sujeto tiene la posibilidad de hacer prevalecer las bases de seguridad, respaldadas por la autoestima, la creatividad se encamina hacia la resiliencia.

¿Cuándo los individuos y las sociedades tomarán conciencia que si no se cambia el modelo humano y social injusto, no solidario, desequilibrado y egoísta peligra la supervivencia individual y colectiva?

¿Qué modelo humano alternativo puede conseguir una mayor armonía en nuestro mundo interior y exterior?

Las respuestas a estos planteos prepara el abordaje de estrategias que brindan una nueva mirada sobre la situación actual.

Las violencias constituyen un problema cada vez más acuciante, por cuanto es una realidad en todos los ámbitos de la vida y en las diferentes geografías del mundo. Existen indicios  incontrastables de enfrentamientos en las relaciones sociales, que es necesario considerar como “síntomas “ , es decir como una evidencia de un malestar que remite a patologías emocionales, espirituales, simbólicas, físicas, individuales y colectivas.

María Silvia Vella

María Silvia Vella

Lic. en Psicología. Psicóloga social, Técnica en Violencia de Género y Coach Ontológico

¿Te gustó este artículo?