La resiliencia


Deprecated: Elementor\Scheme_Color ha quedado obsoleto desde la versión 2.8.0. Utiliza Elementor\Core\Schemes\Color en su lugar. in /home/puntocom/domains/politicayeducacion.com/public_html/wp-includes/functions.php on line 5051

Deprecated: Elementor\Scheme_Typography ha quedado obsoleto desde la versión 2.8.0. Utiliza Elementor\Core\Schemes\Typography en su lugar. in /home/puntocom/domains/politicayeducacion.com/public_html/wp-includes/functions.php on line 5051

Amigos y Anunciantes que nos apoyan

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Todos, sin excepción, tenemos una gran capacidad de resiliencia.

Hay que encontrarla y trabajarla.

….Y un día sin darte cuenta te vas

sintiendo mejor, no totalmente

feliz, más segura, menos triste

y más completa, y así es como empiezas a reconstruir

cada una de tus ruinas,

paso a paso y cerrando heridas; y un día, sin notarlo,

desaparecen las lágrimas, la frustración y los

miedos; y así te vas dando cuenta

que después de la tormenta siempre hay vida.

J. Wailen

En qué consiste la resiliencia?

La resiliencia o capacidad para sobreponerse a la adversidad, es un concepto que surge de la inquietud por identificar aquellos factores que permiten a las personas sortear de manera exitosa las dificultades que se les presentan en su vida cotidiana.

Estos factores de origen social e individual, partiendo de las investigaciones recientes, permiten modificar el concepto tradicional de factores de riesgo. De este modo, una situación adversa en lugar de tener una consecuencia negativa puede constituirse en un factor positivo o “de resiliencia” . Este cambio de mirada contribuye al mejoramiento de las condiciones de prevención, como también, elimina el determinismo en los casos de carencias individuales, familiares y sociales.

En el estudio de la resiliencia se diferencian dos componentes: la obstinación por salvarse frente a la destrucción ( Vaniestendael, 1994) por proteger la propia integridad, bajo presión , es el caso de guerras, desastres naturales, explosiones etc. Esta reacción se conoce como instinto de conservación. Sin dejar de reconocerlo como forma de resiliencia, existe la capacidad de construir un comportamiento positivo frente a las circunstancias difíciles, este proceso debería ser parte de los contenidos curriculares desde la educación inicial hasta los estudios superiores, de este modo, se podría lograr una competencia básica para la vida individual y social.

www.politicayeducacion.com

Todos los que forman parte del personal de la escuela, y en especial los docentes pueden influenciar y retroalimentar efectivamente el residuo positivo que les queda a los alumnos en sus circunstancias de vida, no por la negación u ocultamiento de una dura realidad, sino porque en este ámbito pueden establecerse relaciones cercanas: docentes-alumnos; docentes-docentes; docentes-directivos; docentes-familia.

En la situación actual de las escuelas, estas propuestas parecen una utopía total, sin embargo, si consideramos que el esfuerzo por sembrar cada día algún gesto cálido, si se puede rescatar a un niño de la soledad, vale la pena embanderarse con el paradigma de la resiliencia, porque solamente los vínculos afectivos ayudan a vivir, aún dentro de las desgracias.

www.politicayeducacion.com

Son ejemplos muy fuertes los que salieron adelante luego de desastres familiares y sociales, o los que soportan durante toda su vida discapacidades físicas dolorosas.

Como decía Barilá (autor italiano 2012):

“ La afectividad es la fuente principal que cada uno posee, puesto que una persona sin lazos o con lazos deteriorados se debilita, transformándose en una toxina para sí misma y para el grupo social al que pertenece.

María Silvia Vella

María Silvia Vella

Lic. en Psicología. Psicóloga social, Técnica en Violencia de Género y Coach Ontológico

¿Te gustó este artículo?