ENSEÑANZA VIRTUAL EN TIEMPOS DE CORONAVIRUS

ENSEÑANZA VIRTUAL EN TIEMPOS DE CORONAVIRUS

Amigos y Anunciantes que nos apoyan

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Transcurrido la primer cuarentena dispuesta por el gobierno nacional, como una de las forma para combatir el avance de la epidemia que tiene en vilo a la comunidad mundial, tanto la educación primaria como secundaria, han tenido que reformular sobre la marcha, toda su modalidad de enseñanza presencial al modo meramente virtual, obedeciendo a la situación extraordinaria mencionada ut-supra. Sin dudas que todo esto ha generado un gran desafío, no solo a docentes, profesores y directivos sino principalmente a los educandos, debido a la demanda que representa hacer foco en dichas actividades y seguir de cerca la evolución de estas.

En ese sentido, la propia UNESCO se ha pronunciado a tal efecto, e incluso ha emitido un comunicado ofreciendo a la comunidad educativa internacional un listado de herramientas tecnológicas y plataformas a distancia que pudieran contribuir a que el impacto en el mundo educativo y en la evolución escolar del alumnado, fundamentalmente en las etapas obligatorias, sea lo menos negativo posible, lo cual conlleva una necesaria comprensión más amplia de los procesos de enseñanza. Sin embargo, ¿qué se encierra detrás de este nuevo escenario en el mundo educativo?

Son evidentes los aportes de las Nuevas Tecnologías al aprendizaje dialógico, interactivo, colaborativo y social, elementos muy necesarios hoy en día. Sin embargo, esta nueva realidad dista mucho de ser lo idílica que presuponen muchos representantes políticos y de administraciones educativas. Las alternativas y soluciones propuestas para educar a distancia, fundamentalmente en la educación pública, pueden sacar a relucir el panorama lleno de desigualdades que tenemos en la sociedad, y abrir aún más el profundo abismo de desventajas que encierra el sistema educativo.

Un ejemplo claro de ello es en Latinoamérica, no todos los países tienen un alto porcentaje de conectividad para afrontar estas circunstancias excepcionales, y más allá de que nuestro país, en gran medida cubre esta demanda, no está lejano de esta realidad en muchos lugares de nuestra patria. Para verificar esta realidad latinoamericana comparto un informe detallado respecto a la situación en cuestión.

Hasta 2019, en América Latina y el Caribe se contaban 454 millones de usuarios de internet, en comparación con los poco más de 300 millones en 2013. De hecho, el último informe Internet Trends señala que el porcentaje de acceso a la red en la región ya es de 62 %.En más detalle, la CEPAL destaca que el acceso a internet en primaria y secundaria alcanza el 56 % y el 81 % del total de estudiantes, respectivamente, lo que devela que casi la mitad de los niños de la región no podría acceder a la educación a distancia y un 19% de los adolescentes tampoco.

Amén de ello, la realidad indica que hay que hacer lo que esté a nuestro alcance y más aún, en lo personal creo que todo tiempo de dificultad, extrema en este caso, deja grandes enseñanzas y nos ayuda a ser mejores, a crecer y a prever futuras situaciones que se pueden dar nuevamente, para ello hay que aprender de los errores y saldar las cuestiones pendientes, por ejemplo en torno a las nuevas tecnologías, que en el ámbito educativo tuvo un retroceso en los últimos 4 años que han pasado, postrando un programa como conectar igualdad, hoy imprescindible para nuestros jóvenes tanto del nivel primario como secundario para afrontar, este tipo de casos fortuitos o de fuerza mayor.

La incorporación de la Nuevas Tecnologías al mundo de la enseñanza debiera de suponer un revulsivo para facilitar la construcción de una nueva ciudadanía que amplíe las oportunidades de desarrollo y justicia global, para lo cual tenemos ahora una buena oportunidad de “conectar” a las personas, independientemente de dónde estén, e incorporar nuevos medios aprendizaje colaborativo y cooperativo a las distintas situaciones de aprendizaje que planteamos al alumnado, en una nueva fórmula de aprendizaje colaborativo en línea.

La creación colectiva de conocimiento a través de las Nuevas Tecnologías se nos presenta ante esta crisis mundial, por lo tanto, como un desafío que contribuya a reducir las desigualdades. Así, puede ser interesante sacar a la luz la experiencia que muchos docentes han ido acumulando con los años a la hora de crear experiencias de software más social así como plataformas de trabajo colaborativo que fomenten la creación de redes participativas en donde prime un modelo de aprendizaje horizontal en el que cada alumna o alumno mantenga su espacio de contribución a la comunidad, con lo que se tienda a estrategias de enseñanza multidireccional.

Sin embargo, el cambio de estrategias metodológicas para poder seguir dando clases en un escenario adverso como el que vivimos, debe venir acompañado, por un lado, de una mayor inversión de las instituciones responsables en programas y proyectos que apuesten por la reducción de la brechas digitales y, por otro lado, por una mayor formación de los profesionales de la enseñanza en estrategias de trabajo basadas en el aprendizaje colaborativo y cooperativo, las posibilidades didácticas inclusivas de la Web 2.0 y en el fomento, en general, de la adquisición de la competencia digital docente. Saber educar ahora, en tiempos del virus, es importante, sí, pero también lo es que la comunidad educativa se sienta arropada y acompañada en el proceso. Ahora más que nunca.

Por último es dable tener en cuenta, tras el anuncio de que se va a continuar un periodo más de cuarentena, y aprovechando esta oportunidad en medio de este flagelo, nos ayuda no solo a modificar las cuestiones atinentes a lo estrictamente educacional sino también a llegar a un punto común de sinergia total con las familias, con quienes nos rodean, modificando sustancialmente el criterio de los educando, educadores y tutores pero para bien, donde la frase convencional de familia y escuela trabajando juntos, ahora más que nunca retumba en nuestro ser y en nuestro día a día y tratar de no solo comprender sino entender, lo que nos enseña el Papa Francisco ante tiempos de oscuridad, ser sembradores de Esperanza contra toda desesperanza, principalmente en nuestros niños y jóvenes.

FUENTES CONSULTADAS

https://m.perfil.com/noticias/columnistas/que-tipo-de-escuela-esta-generando-la-pandemia.phtml?rd=1
https://actualidad.rt.com/actualidad/346823-coronavirus-posible-educacion-distancia-america
http://www.laizquierdadiario.com/La-educacion-y-el-rol-docente-en-epoca-de-coronavirus
https://www.infobae.com/educacion/2020/03/24/como-dirigir-una-escuela-primaria-en-tiempos-de-coronavirus/

¿Te gustó este artículo?