“La impotencia en este tiempo de pandemia donde más se nota la desigualdad”.

Amigos y Anunciantes que nos apoyan

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Docentes y niños jujeños en tiempo de pandemia.

La diversidad geográfica de nuestro país, las diferentes regiones, nos invita a encontrarnos, a recorrer todos esos caminos desde el compromiso y pensando que es un buen momento para llevarles desde acá y hacer visible la tarea de los docentes. En esta oportunidad hacemos parada en la provincia de Jujuy, ubicada en el extremo NOROESTE del país, en la REGIÓN DEL NORTE ARGENTINO.

Hay que tener en cuenta que la educación a distancia plantea serias falencias para ciertos sectores mas postergados. Es preciso reflejar las cifras  del Ministerio, en la provincia de Jujuy son 190.927 alumnos en los niveles inicial, primario y secundario. De ese total,  41.000 son los “estudiantes vulnerables” que no cuentan con internet y quedan desconectados y fuera de la modalidad de emergencia. Esto significa que el 21% de niños y jóvenes han quedado fuera de la escolaridad todo este tiempo.

El coronavirus trastocó los planes del mundo entero. Desde la suspensión de actividades productivas hasta el aislamiento obligatorio, modificaron la rutina de cada persona en el mundo, entre ellos los docentes. Ni hablar de los niños que dejaron de ir a la escuela y deben acostumbrase a una nueva manera de aprender.

Pero si es difícil para todos, imaginar lo que pasan las familias en los pueblos alejados de la provincia genera admiración. Y también los docentes aportan una cuota de sacrificio para que la pandemia no evite que la instrucción llegue a cada niño jujeño.

La escuela Nº 29 Puna Argentina de Cieneguillas debió paralizar las clases presenciales. Y enseñar en este contexto es mucho más difícil. “No imaginé llegar a lo que estamos viviendo”, dijo Hilda Flórez, maestra rural de quinto grado de la escuela ubicada a poco más de 35 kilómetros de La Quiaca. Con 28 años de experiencia, el método para enseñar en el 2020 cambió rotundamente. Su historia, como la de otros docentes, bien vale conocer en tiempo donde el coronavirus hace estragos con grandes y niños.

Hilda acostumbraba a salir de su casa en San Salvador los domingos a la noche, viajar horas hasta el norte tomándose dos colectivos para llegar al establecimiento, algo que ya no hace tras desatada la pandemia. “Estamos la semana alejados de la familia. Encima el frío en el invierno es duro, pero amamos nuestra profesión”, le contó a Canal 4 y Radio City.

Hilda aseguró que los niños, que hacen campaña contra el coronavirus explicando las medidas de higiene, son chicos divinos. “Ellos tiene ganas de aprender. Son cálidos y respetuosos. Los quiero y me dicen que me extrañan”, relató emocionada.

Pero enseñar con ciertas condiciones se trasformó en una oportunidad para agudizar el ingenio y la solidaridad. La escuela no tiene internet y solo algunos padres tienen celular. “El pueblo tiene Wi Fi gratis en la plaza. Usamos el celular de los papás para comunicarnos, mandándoles tareas con fotos, audios, mensajes y link”, detalló la docente.

“Mandarle videos es difícil porque no lo pueden abrir”, dijo Flórez e indicó que mandan tareas a través de esa red de mensajería. “Los padres salen para buscar señal y les llega el mensaje. También trabajan con las cartillas que mandó el gobierno”, y dijo que la enseñanza en época de coronavirus se centra en el repaso de los temas y sobre todo, mucha lectura.

“Hay padres que no tienen celular. Algunos alumnos van a la casa de compañeros a copiar la tarea”, destacó Hilda. “Espero poder llegar pronto y abrazar a mis niños. Este no es tiempo perdido están aprendiendo y hacen cosas. Ellos quieren volver”, concluyó.

Cieneguillas pertenece al departamento Santa Catalina. Se encuentra en la intersección de las rutas Nacional 402 y la Provincial 87, a 34 km al oeste de la ciudad de La Quiaca y a 28 km al sureste de la cabecera departamental Santa Catalina.

Cieneguillas es el punto de conexión a otros poblados como Casira, Santa Catalina, Oratorio, Ciénega de Paicone y Cusi Cusi. Es el paso más cercano al Monumento natural Laguna de los Pozuelos donde se puede apreciar una variedad de paisaje y fauna diversa protegida.

También queremos llevarles esta historia de Roque, docente jujeño, , que realiza una labor digna de destacar. Improvisó un aula en la plaza, convirtiéndola en una escuela para enseñarles a sus alumnos en esta difícil época en la localidad de Uquia. Seguramente es un caso que demuestra una vez más la capacidad de creatividad del docente, como en el caso de Roque, debió ingeniarse para realizar su tarea.

“Me moviliza la impotencia en este tiempo de pandemia donde más se nota la desigualdad”, relata el docente, que viaja y recorre kilómetros con el simple objetivo de acompañar y enseñar a sus alumnos. “Matemática, lengua, sociales y naturales”, es lo que aprenden sus estudiantes día a día. A pesar del coronavirus, a pesar de la adversidad en Chucalezna, a 120 kilómetros de San Salvador de Jujuy, los docentes no bajan los brazos y continúan ejerciendo su profesión.”Lamentablemente mis chicos no tienen accesos a internet”.

Fuentes:

TodoJujuy.com

El Once

Jujuyalmomento.com

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete y recibe las novedades en tu email

Últimos Artículos

Sígueme en las Redes