Educación física en las escuelas

Recuperar el valor de la Educación física y el deporte en las escuelas

Amigos y Anunciantes que nos apoyan

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recuperar el valor de la Educación física y el deporte en las escuelas

Pensando en las futuras generaciones: Individualismo o trabajo en equipo

Siempre que estamos pensando en ese renacer de la escuela, no puede estar ausente o que dejemos de pensar a la educación física como esa asignatura fundamental en la formación de las futuras generaciones.

Porque vivimos actualmente en una sociedad donde el individualismo prevalece sobre el trabajo en equipo, donde la tecnología ha ido opacando la capacidad de relacionarnos, sociabilizarnos y donde la recreación va quedando en otros planos dentro de las opciones a elegir.

Desde la escuela y con la intervención de la educación física es posible introducir desde la niñez el trabajo en equipo dándole valor a la sociabilidad y la recreación.

No es posible pensar una escuela sin el deporte, porque desde juego, desde la formación deportiva podemos optar y puede ser un buena alternativa para que nuestros niños, jóvenes puedan vivir más sanos, y hasta quizás puedan optar otra manera de vivir dejando las drogas de lado como una decisión de vida.

La actividad física puede ayudar a revolver los problemas de salud, si pensamos en la obesidad temprana que hoy está presente. Porque considero que desde la escuela, desde la educación podemos brindar las herramientas necesarias para impulsar la práctica de deportes y la vida sana.

Un informe de la Dirección Nacional de Promoción de la Salud y Control de Enfermedades Crónicas No Transmisibles arrojó que la malnutrición por exceso de peso es el problema más frecuente dentro de la población infantil y adolescente.

El sobrepeso afecta al 37% de los chicos de 10 a 19 años y crece a medida que aumenta la edad. La escasa actividad física afecta al 60% de la población mundial y es un factor de riesgo, es fundamental desde la educación como aporte a la salud pública, promover el deporte para combatir el sedentarismo.

Hay que trabajar con las escuelas donde asisten alumnos de sectores más vulnerables, pobres, son los más afectados. Al sedentarismo se le suma una mala alimentación. Es un problema a enfrentar, a solucionar, lograr que el deporte, desde la educación física, desde la escuela, sea igual para todos.

Los docentes, como profesionales de la educación física tienen un reto y es replantearse el compromiso, dedicación y sobre todo poder estimular a los alumnos, evitar la monotonía de las clases. Reflexionar si en las actividades físicas escolares desarrollan actividades motrices y si son eficaces en la enseñanza.

El desafío es lograr un plan estratégico integrado para todo el país, para obtener una mejor calidad de vida y proteger la salud. El profesor de educación física debe honrar su profesión desde un trabajo comprometido y profesional.

Es necesario un docente reflexivo, tomando la idea de Schön (1998), un profesor que se cuestione, sea inquieto, aprenda haciendo, autocuestione lo que hace, esté en constante reflexión sobre su que hacer docente, cómo lo hace y para qué lo hace, no sólo se limite al hacer porque así las cosas no cobran sentido. Se trata de contar con un docente que aporte y que cada día intente ser mejor.

Es tiempo de identificar a la educación física como un elemento formador, considerando que la actividad física vas más allá de las destrezas o habilidades motrices de los jóvenes, se está formando un sujeto para la educación, para la sociedad, sobre todo, para la vida.

Al tratar este tema que atañe a la educación, hay que pensar de manera integral y preparar el contexto, lugares integrados a la escuela. Es aquí que aprovecho a expresar que es necesario ocuparse e impulsar la recuperación de los clubes de barrios, para que ellos sean los que propongan actividades culturales, sociales y deportivas, lograr recuperar la esencia de los mismos, volver a convertirse en espacios de encuentros y socialización, de recreación para combatir el ocio. Es aquí donde las escuelas y clubes deben gestionar un vínculo permanente, generar proyectos, trabajar a la par. Daniel Traverso

Daniel A. Traverso

Daniel A. Traverso

Docente y Columnista

Más artículos del autor

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete y recibe las novedades en tu email

Últimos Artículos

Sígueme en las Redes