EDUCACIÓN EMOCIONAL

Amigos y Anunciantes que nos apoyan

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

EDUCACIÓN EMOCIONAL

Entrevista a Carmen Albana Sanz (Parte I)
Por. Julio César Romero Magliocca

Desde www.politicayeducacion.com queremos compartir una entrevista realizada por el Julio César Romero Magliocca de la Revista Raíces a la maestra uruguaya, Carmen Albana Sanz, que hoy vive en Barcelona.

Carmen Albana Sanz recibió varios premios entre ellos a la Maestra del Año en Cataluña de la Fundación Jordi Sierra i Fabra por su trabajo en educación emocional, Premio a la Excelencia Educativa por los premios Gala, dos veces nominada mejor docente de toda España.

Una historia que vale la pena conoceros…

¿Cómo estaba conformada tu familia?

Mi padre Valerio, mi madre María Julieta, mis hermanos, Katherine y Jerónimo

¿Cómo era el Borro de tu niñez, que es lo que más rescatas?

Era un barrio en el que fui feliz, he tenido amigas y he aprendido a sobrevivir. Lo más significante siempre ha sido la solidaridad de la gente. Cada vecino que me veía me preguntaba cómo andaba y en la conversación a veces surgía una necesidad puntual, y ellos generalmente me lo solucionaban.
Tenía ocasiones de hablar con muchas amigas que eran novias de “malandras” o se metían en el mundo de la prostitución, y me afectaba mucho lo que sufrían y la vida que tenían, muchas veces les preguntaba por qué lo hacían, porque estaban con “ese novio” o hacían la calle, y al final todo se resumía en lo mismo; tener dinero para comprar. Al final el cuerpo de mis amigas y sus decisiones eran mercancía de cambio en un barrio tan humilde cuando no existía una buena dosis de contención familiar, y de educación en valores. Muchas de ellas hoy están muertas.
La vulnerabilidad en la que vivimos era tan frágil que cuando se rompe el cristal de la inocencia de algunas de mis amigas se entra en un mundo muy vicioso donde el poder posicionarse entre lo que está  bien  y lo que está mal cuesta.

 A veces éramos un medio para un fin, recuerdo que a veces venía la prensa la tv a preguntar por algún incidente, como éramos niños íbamos corriendo a ver las cámaras, nos llamaba mucho la atención, los periodistas preguntaban y mis amigas sabían muy bien cómo no decir algo que pudiera descubrir a alguien. Con el tiempo yo también aprendí ese mecanismo. Mecanismos de supervivencia, los “delincuentes” eran también amigos, personas, que a veces tenían la muerte sobre ellos. Vivir para delinquir entre cárceles, jueces, códigos, madres preocupadas porque los suyos están “encerrados” niños que viven de continuo  esa realidad y que forma parte de su ADN social es preciso modificar. Cada delincuente desea vivir de un trabajo, cuidar de los suyos, no ver a los suyos sufrir, no tener que matar, o generar traumas en la vida de otros. Es preciso trabajar para bajar los niveles de delincuencia.

Otro de los recuerdos que tengo son los olores a comida, no me gustaba mucho entrar en mi casa, oscura, fría y sin vida, prefería estar en casa de amigas donde “olía a hogar”. La soledad muchas veces formo parte de mi vida, pero al final ella y yo nos hicimos amigas y no me molesto mucho.
Recuerdo la necesidad de alimentos, la soledad familiar la cual  fue determinante en mi vida para decidir no querer para mí esta vida.

¿Desde muy niña te toca vivir momentos muy difíciles junto a tus hermanos que recuerdas?

Los momentos que han sido muchos, siempre los vivimos desde la alegría, la aventura, la imaginación. Recuerdo siempre la necesidad de comer, siempre faltaban los alimentos, pero nos poníamos muy contentos cuando mi padre cobraba la pensión y nos traía dulce de membrillo con galletitas, ese día era una fiesta. Otros días recuerdo que mi padre ante una frágil economía quería siempre hacer cosas, un día compró una máquina de cortar pasto para empezar a hacer jardines y allá salíamos todos con la esperanza de venir cargados de dinero haciendo muchos jardines, pero la realidad siempre nos golpeaba y traía abajo nuestros sueños.
Caminábamos mucho por San Martin y Burgués hasta llegar al Parque Posadas, nos cansábamos mucho y a veces recuerdo dormirme caminando. La gente se apiadaba de nosotros (el pueblo uruguayo siempre ha sido muy solidario) y nos daban pan, agua alguna fruta.

Recuerdo un día que un vecino le dio a mi padre una muñeca de las flaquitas un oso de plástico y un coche, le dijo “escóndelo debajo de la almohada” y  mi padre  nos dijo que teníamos un regalo, nunca en mi vida de niña habíamos tenido un juguete y ese día me sentí una reina con una muñeca de plástico.

Ese día escuché por segunda vez la palabra “reyes”

¿Cuándo te das cuenta que la única salida al momento que vivías era a través del estudio y porqué?

Cuando quedé repetidora por no saber leer, fue un hecho muy importante para mi superación personal, me negaba a admitir que era tonta, aprendí a leer en las canteras, en las revistas que la gente lanzaba a las basuras, cuando supe leer decidí convertirme en una experta lectora, trabajé duro, practicaba en mi casa como lo hacen los periodistas, intentaba hacer las pausas, mirar a la gente y caminar mientras leía, me inventaba mundos imaginarios. Nunca nos hemos de dar por vencidos, el “no puedo” no puede entrar en tu vida y no es una opción.
A partir de ahí la lectura y yo nos convertimos en inseparables, en amigas, una amiga que me ayudaba avanzar. Cuando me di cuenta que era inteligente y que pasaba con las mejores notas, me encantaba recibir el halago de los profesores, lo necesitaba, me emocionaba, y durante muchos días me alimentaba la idea de esa emoción tan bonita que sentía, quería seguir agradando y así fue que comencé a avanzar, sin ser muy consciente de hacia dónde iba, solo sabía que si era aplicada y estudiaba me decían cosas bonitas, alimentaban mi maltrecha autoestima, hasta que al final de tanto decírmelo, me convencí que era guapa e inteligente y a más buena persona.
Seguí estudiando porque ya me comenzó a agradar el conocimiento, el saber, después me di cuenta que lo podía trasmitir, como contar algo y que la gente me escuchaba. Ahí poco a poco me fui convirtiendo en una expositora, hoy por hoy me alimento del cariño de la gente cuando va a verme y siente con mi sentir, palpita convencida que hay un camino mejor..

¿Cómo era tu mirada hacia tus primeras educadoras?

Solo recuerdo tres, la que me dejo repetidora y me dijo que la cabeza no me daba, recuerdo mi segunda profesora de segundo de primaria, que me invito al cumpleaños de su hija, nunca había ido a un cumpleaños y esa era la primera tarjetita de invitación que tenía, la miraba y cuidaba la tarjetita como un cuadro de mucho valor, como un tesoro, y  también  recuerdo a mi profesora de sexto Raquel, que después coincidimos juntas en trabajando en el Elbio Fernández, yo hacía una sustitución y ella era maestra efectiva ahí, Raquel le dijo a mi padre que yo podía hacer liceo, que no me apuntará en la UTU.
Y al final mi padre no me apunto para estudiar y me apunto en la reguladora una vecina para ir al liceo 19.

¿Cuándo descubres tu vocación de maestra y donde hace el clic?

Lo tenía claro desde pequeña, me encantaban los niños y siempre recogía a los niños de los pasajes y jugaba con ellos, cuando llegué a culminar sexto de secundaria el sacerdote Rodolfo Bonci me preguntó qué quería estudiar, yo le dije maestra, y él me comentó que había una beca que venía de Italia para mí y que la dividiríamos en dos, una parte era para mí y otra era para Daniel Araujo que quería estudiar educación física.
Me dijo que después de recibida quería que trabajara para su colegio y así fue con el tiempo fui profesora en Santa Bernardita

¿Cómo fue ese camino hasta recibirte, que recuerdas?

El camino fue muy liviano, ya que tenía un apoyo económico, no me faltaban los útiles ni los libros ni los boletos, a más era muy espabilada y tenía recursos para conseguir libros que me faltaban, tanto en la biblioteca como con compañeras amigas.
Comencé a estudiar en María Auxiliadora, mi segunda casa, ahí me sentí extraordinariamente aceptada y querida, hoy por hoy cuando vuelvo a Uruguay voy a ver a las hermanas que han influido positivamente en mi vida, La Auxiliadora siempre está contigo, me dicen. Aprobé Magisterio con muy buenas notas y seguí avanzando.



¿En el momento de elegir la escuela, tú eliges la de tu barrio, como fue esa decisión?

Ya lo tenía muy claro, tenía una excelente posición para elegir escuela, podía haber escogido cualquier escuela de otro barrio, recuerdo que en ese momento era novia de Leonardo, y su madre me decía “no elijas esa escuela, no es lo mismo decir que trabajas en pocitos que trabajas en el Borro”, cuánto cuesta que la gente entienda aún hoy el concepto de la trascendencia el concepto de la bondad, de la humildad.
El bienestar personal de una decisión completa el sentido que le puedas dar a un camino en tu vida, el misterio de la felicidad que no tiene que ver con el bienestar subjetivo, aunque están muy unidos, es un misterio y se revela a los humildes, esa decisión me aportó felicidad. Volvía al barrio, a mi casa a mi gente, a recorrer los pasajes a ver los niños correr el bullicio, el movimiento el griterío, la cumbia, el fregado de las veredas y patios, todas esas pequeñas cosas que añoraban volvían.
Trabajé por 14 años en el barrio, y lo volvería a hacer!

¿Luego de ejercer un tiempo en Montevideo, debes viajar a España, como fueron esos primeros tiempos?

Fue una decisión familiar, para mí fue el inicio a una aventura inconsciente de una decisión de tal envergadura. Después que pasa el tiempo y vivís tu experiencia estás en condiciones de explicar que emigrar no es fácil, te has de adaptar a una nueva sociedad, a una nueva manera de hacer, a nuevas costumbre, a un nuevo lenguaje, estudiar la idiosincrasia de los catalanes me llevó varios años, entender su lógica y su identidad. Hoy asumo que la cultura catalana ya corre también por mis venas, me agrada la manera qué tienen de posicionarse en un trabajo el sentido de equipo, ellos tienen una tradición en la que hacen unos “Castells” castillos humanos, en esa tradición se resume el ser catalán, las bases son fundamentales y fortalecen poco a poco a los que van subiendo, si no hay unas bases solidas, estables  entrelazadas unas con otras el castillo se derrumba, tienen una cultura de cohesión de solidaridad de compromiso y de confiar en el otro, confiar en el que está abajo en fundamental, por eso el pueblo es prioritario  y ha de ser prioritario para cualquier gobernante, los pobres se han de atender. No podemos perder más jóvenes que no estudian, es preciso alcanzarlos, acercarse a ellos, buscar motivarlos, porque ellos son el pueblo, ellos son las bases.

Los momentos en Barcelona fueron difíciles, teníamos que adaptarnos, y lo conseguimos, comencé a aprender catalán a los dos meses y me dedique a limpiar casas, mientras fregaba, lavaba, barría hablaba en catalán, y así poco a poco lo fui aprendiendo, la gente me veía con ganas de aprenderlo y me animaba hablándome. Poco a poco todo se fue organizando con los niños y con el trabajo.

¿Qué diferencias notorias descubrías educando a niños españoles, con los niños de tu país?

No existen diferencias los niños son niños donde sean, solo que tenemos costumbres diferentes, pero doy las clases de la misma manera que las daba en Uruguay.
Lo que quizás haga alguna diferencia es el entorno, yo siempre trabajé con escuelas conflictivas y donde estoy actualmente, los índices de violencia o malos comportamientos son muy bajos, y esto hace mucho a la hora de dar clases.
Las maneras de enseñar van cambiando y los niños hoy por hoy aprenden desde muchas maneras el conocimiento.

El docente es un guía un moderador hace un “andamiaje” con el conocimiento, ayudamos a quitar “trabas intelectuales” mostrando maneras diferentes de acercarse a un objeto de conocimiento, y trabajar
 por proyectos es fundamental para construir aprendizajes significativos

¿Cuándo descubres la educación emocional, y que descubriste con esta otra herramienta?

El término Inteligencia emocional lo escuché por el año 1996 en la Universidad Católica en Montevideo, ahí había asistido a una conferencia que daban sobre Logoterapia, descubro a Vicktor Frankl creador de la logoterapia, compro su libro que me encanta y es un libro que toda persona tendría que leer “El hombre en busca de sentido” y ahí hacen un paralelismo con la Inteligencia emocional.

Daniel Goleman era en ese momento muy nombrado. Había escrito un libro un Bet seller como lo era la Inteligencia Emocional (1996) y nos permitía comprender cómo los niños con un coeficiente intelectual alto no llegaban a cumplir sus metas porque habían hecho en un momento de su vida una mala elección, no habían sabido gestionar correctamente sus emociones. Compró el libro, que aún hoy lo tengo y comienzo a “devorarlo”, descubro la importancia que tiene la motivación, motivación que se logra y se desarrolla no solo interiormente sino también el círculo más cercano a los niños y adolescentes que influyen para que esa motivación no decaiga.

¿Por qué crees tú que esta otra herramienta de la educación, impacta de gran manera en los niños, para el mundo de violencia ya instalado?

Si una persona no está bien emocionalmente  y no está estable, no está preparado a aprender. Existen múltiples países, desde EEUU, Inglaterra, Australia, España, Francia, etc. que han realizado investigaciones educativas y que muestran como la Educación Emocional, o socio-emocional, o habilidades blandas, o habilidades no cognitivas, (el nombre va cambiando de acuerdo al paradigma donde nos posicionamos), que los resultados de su aplicación son efectivos.
Si estas investigaciones existen, si se sabe que la Educación Emocional es importante, porque no la aplican? Siguiendo con esta lógica, lo que falta es Formación.
A cualquier persona de la calle tú le explicas qué es la EE, y lo entiende. Creo que Uruguay, nuestros niños y adolescentes ganarían mucho si existiera una asignatura de Educación Emocional y una formación para los profesores.

¿Estando en el primer mundo, que países ves tu que han avanzado en esta otra modalidad de enseñanza, como vez los frutos que han recogido?

No puedo generalizar porque yo trabajo solo en Barcelona y en un pueblo a 25 km, he realizado una investigación hace dos años, y creo que esta es importante por los resultados obtenidos, no es un estudio a gran escala.
Pero leyendo otras investigaciones y publicaciones en relación al tema, desde hace 10 años la educación emocional es una innovación pedagógica de peso.
Ya forma parte de la currícula escolar de forma obligatoria, en algunas comunidades e incluso la comunidad de las Islas Canarias la tiene incluida como asignatura reglamentaria.
Vuelvo mi vista y mi corazón a Uruguay y es preciso al menos hacer el intento que se implemente. Evidentemente que hay muchos profesores y maestros que trabajan desde esta perspectiva, pero la idea no es que se apliqué de forma aislada, sino que todos tengan derecho a ella, que se aplique a nivel de política educativa y que sean los gobiernos lo que cogen el hilo de la Educación Emocional y lo puedan aplicar.

¿Tú estás desarrollando tele conferencias con directores y maestros de Uruguay desde hace algunos años, como has visto la evolución, se recoge buenas respuestas?

Si, así es desde hace 4 años estamos trabajando intentando que se haga visible, existen otros actores sociales que también trabajan con ella, y eso es muy bueno, desde el comienzo hemos contabilizado más de 10.000 educadores que han participado de estas formaciones, de los webinars de las videoconferencias, hemos abierto un abanico de motivación en relación al tema en casi 100 escuelas, caif, clubes de niños, jardines de infantes

En tu último viaje tuviste oportunidad de estar reunida con el actual Presidente Luis Lacalle Pou , ¿ que nos puedes contar de ese encuentro?

Si, así es, El Presidente me fue a buscar junto a su esposa y nos reunimos en casa del actual Ministro de Educación, fue una reunión que recordaré toda la vida, fui con mi amiga experta en Atención plena Ester Torrents  y ahí nos esperaban los que ahora son ministros y presidentes de diferentes ámbitos.
Su primera pregunta fue muy impactante y de ahí es que la recordaré. “Bueno Albana, nos hemos reunido porque estoy muy interesado en lo que haces, pero primero quiero que me cuentes tu historia, y después, ¿porque es importante la Educación Emocional para el Uruguay?”… a lo que yo le contesto “contar mi historia es muy larga” y me dice “estamos aquí para escucharte” y fue así que transcurrieron casi tres horas.

Al principio de la conversación parecía muy distante, pero poco a poco todo su esquema corporal y su atención estaban pendiente  de mi historia, solamente  se detuvo su atención  cuando le dije “tengo sed”. Y ahí él me dice “Albana tú has nacido en el Borro yo en un barrio rico, pero tú y yo queremos lo mismo para Uruguay” Sentí a una persona muy cercana, empática y con una gran dosis de querer hacer bien las cosas en beneficio de todos, estaban con él su esposa y unas cuantas personas más, que después de ser electo descubro que la mayoría son ministros, así que puedo decir que hemos participado de una reunión de Ministros.

La gente que estaba con él empalizaban con la situación, quizás para muchos las experiencias de supervivencia de buscar comida entre las basuras, o ir  a pedir a los cuarteles que el cocinero nos diera algo de un guiso que hacía para las tropas, es algo muy poco habitual en su experiencia de vida, pero los he visto atentos, y hasta hubo momentos en que se emocionaban.

Creo en el ser humano, creo en la capacidad de transformación a través del amor, considero la generosidad y la bondad una manera de vivir, ese día el actual Presidente se ha reunido con una persona que quiere lo mismo que él, lo mejor para mi gente lo mejor para Uruguay, porque el Uruguay sale adelante con la ayuda de todos. No hay ideología política que valga cuando se trata de ayudar al pueblo.

Es así que después de acabar la reunión quedamos que a él le interesaba mucho la aplicación de la Educación Emocional, y de ser gobierno comenzaríamos por las Escuelas de contexto vulnerable del país. Aún estamos a la espera de esta resolución, pero mientras tanto desde el MEC y desde INAU se han interesado y esto es un avance. De ser así Uruguay estaría a la vanguardia en Educación Emocional. Si bien existen algunas incursiones desde Educación Responsable,  y desde hace dos años el Postgrado en Liderazgo, gestión e innovación educativa de la Universidad de Montevideo llevado adelante por la Dra Lidia Barboza, lo tiene como línea educativa dentro de una dimensión lo más importante es  que el alcance sea a nivel de país, como política educativa de innovación y vanguardia. Es por esta razón que con el Ministro del Tribunal de Apelaciones Dr Edgardo Ettlin, hemos redactado un anteproyecto de ley que podría ser discutido en el Parlamento para su aprobación. Son cinco artículos que entrarían dentro de la ley de educación, no viene a sustituir ningún artículo, solo viene a agregar, a sumar a una ley ya existente.

¿El trabajar con las emociones de los alumnos te debe haber dejado grandes enseñanzas, cuales son ellas?

Sobre todo la idea de que cada uno de nosotros tiene una vida, y que esta vida ya tiene un contenido y nosotros hemos de agregarle otro, es preciso ver la vida desde la positividad y la alegría y esto se traduce en  vivir mejor. Entender que la sonrisa en un gran antídoto para tu cuerpo y para cualquier trabajo, que el ser bondadoso cierra puertas al egoísmo, y que las personas encuentren en esta vida  un sentido, es fundamental.

Que la felicidad puede ir de la mano con el bienestar subjetivo, que ambos están estrechamente vinculados. Cuando John Lennon tenía 5 años su madre le dijo “LA CLAVE DE LA VIDA ES SER FELIZ” un día John Lennon, fue a la escuela y su profesora le dijo que escribirán un ensayo sobre lo que querían ser de mayores. Él escribió “ser feliz” su maestra le dijo, que no había entendido nada y John le dijo SEÑORITA USTED NO HA ENTENDIDO NADA DE LA FELICIDAD, y seguramente de la vida.
 El ser  humano ha llegado a conocer los elementos que componen  las galaxias, la expansión del universo, del átomo, a nivel tecnológico nos hemos superado muchísimo, sin embargo te  paras  frente a otro ser humano y no te asombras de la maravilla del hombre, de lo maravilloso que somos cuando estamos motivados, alegres, el ser humano parece que se auto ocultara de sí mismo, juega al escondite al costado del hombre y no se inmuta. En occidente hace más de 2800 años se sigue reflexionando sobre la felicidad, parece algo escurridizo, es algo que buscamos todos y que queremos experimentar, y que probablemente tenga que ver cómo nos sentimos. La felicidad es un misterio, y como misterio se revela a los curiosos, a los humildes, al bondadoso….

¿La educación emocional, en que etapas debe profundizarse más y porqué?

Los niños se juegan la vida en ello, por lo tanto cuanto antes se comience con el tema, mucho mejor. La adolescencia es una etapa crucial para la vida de muchos jóvenes de nuestro país, pero al llegar a la adolescencia tendrían que tener las competencias emocionales para hacer frente al coqueteo con las drogas, a los embarazos precoces, al Bullying cyberbulling. Por lo tanto que pueda comenzarse a partir de los 3 años es mucho mejor, de forma sistematizada, temporalizada y evaluable.
Hemos de recordar que la educación emocional es preventiva y trabajada desde la transversalidad con el objetivo de la prevención primaria podremos comprobar que los resultados son muy positivos, múltiples investigaciones así lo avalan.

¿Si te dieran la oportunidad de cambiar algo para mejorar el mundo, que cosas serían las primeras?

Buscar la paz, es fundamental vivir en paz, el acceso a la educación, tener medicinas, proteger a los adultos mayores, a los niños, a los diferentes colectivos,
a los animales a la naturaleza…

¿Qué lugar ocupa en tu vida lo religioso y porqué?

 En esta vida camino por fe, por lo tanto la religión es fundamental, piensa que etimológicamente, el vocablo religión proviene del latín que a su vez procede del verbo religāre. Este se forma del prefijo re, que indica repetición, y del vocablo ligare, que significa ‘ligar o amarrar’. Así, la religión es la doctrina que liga fuertemente al ser humano con Dios. No puedo vivir pensando que Dios no existe en mi vida, el 8 de febrero tuve un terrible accidente de coche, había aceite en la carretera que seguramente perdió otro coche, yo pasé sobre él y comencé a dar vueltas y tumbos, al final me estampé contra una montaña. La parte del chasis del coche parecía un acordeón,  pensé que no podía mover la pierna izquierda, mientras daba vueltas con el coche, que tenía la sensación que era eterno, y en realidad habían unos 15 metros, tuve la fuerte convicción que habían dos personas conmigo, una sentada a mi lado y otra detrás, mientras daba vuelta sentía su presencia tan fuerte que me gire a ver quién había, luego sentí una voz que me dijo “tranquila, no te pasará nada” y nada me pasó. Esto que comparto contigo y con los lectores es tan real como mi visa, tan real como que soy mujer madre y profesora. No podría nunca separarme de Dios

¿Tuviste la posibilidad de triunfar en lo que significa tu vocación, que resta de aquí en adelante, cuáles son tus desvelos en cuanto a la educación emocional?

Lo principal es que llegue a todos los niños y jóvenes uruguayos, si fuera así, Uruguay en 15 años será diferente, tendremos otra sociedad
Otro desvelo de mayor envergadura es la formación, si esta no existe, la Educación Emocional queda en el plano de lo intencional, es una buena intención nada más.

¿Qué es lo que te causa mayor felicidad?

Mis hijos son fuente de felicidad, volver a mi país y ver  a la gente sentir su amor es inexplicable. Me emociono mucho cuando voy a Uruguay, el amor de la gente, como te esperan y te ofrecen todo, tú mismo con tu familia me habéis ofrecido una cena, es maravilloso sentirse en casa!! Cuando voy al Borro y te dan la mejor silla, el mejor vaso, te ponen en la sombra para que no tengas calor, te tratan con tanto amor que todo sale bien Si podemos mirar la vida  y ver lo maravilloso que es estar vivo y que merece la pena vivir porque hay más que amar en la vida que temer.

¿En tu futuro está regresar al país, si es así, en que dejarías tus mayores energías?

Sin dudas en la Educación, generar políticas educativas de impacto en un país para que no queden en la mera intención es fundamental. Un país avanza cuando hay igualdad de oportunidades. Uruguay siempre vislumbró en el horizonte un país para todos, la educación era clave en este país ya que sus fundamentos así lo manifestaban. Si concebimos que la educación es pública, todos pueden asistir, si consideramos que además es gratuita, laica y encima obligatoria, ninguno escaparía de ella. Pero  la realidad nos muestra que a veces nos encontramos con instituciones escolares para pobres, existen instituciones modélicas en Uruguay (Impulso, Jubilar ánima) con un 100% de asistencia, con altos niveles de promoción. Creo en la educación pública y soy una firme defensora de la misma, pero me preocupa mucho, como preocupa a una gran mayoría de la sociedad uruguaya este tema.

¿Qué lugar ocupa DIOS en tu vida?

Un lugar importante

Te voy a pedir un mensaje para los niños uruguayos…

A lo niños y jóvenes uruguayos les diría que proyecten una idea, algo que les gustaría hacer de grandes y que esa idea que está en el plano de lo invisible, comiencen a hacer un camino para su realización, que no permitan que os digan que no valéis y que no podéis, el “otro “puede decir muchas cosas pero tu responsabilidad está en que lo que te digan no te afecte. Nunca dejes de soñar, nunca dejes de creer en que es posible, nunca pierdas la esperanza que todo puede cambiar, y que sobre todo en esta vida las “cosas son todas temporales”

Fuente:

Revista Raíces – Uruguay-

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete y recibe las novedades en tu email

Últimos Artículos

Sígueme en las Redes