Docentes vs. Padres

Docentes vs. Padres

Amigos y Anunciantes que nos apoyan

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Docentes vs. Padres, una nueva realidad

La educación necesita adaptarse a la nueva realidad en la que vivimos, en la que los conflictos entre padres y profesores están a la orden del día. Por eso creo importante tratar este tema; Docentes vs Padres.

La mayoría de los /las docentes cree que los padres delegan en la escuela la responsabilidad de la educación de sus hijos. Esta creencia se trata de una tendencia constante en todos los niveles de enseñanza. Del mismo modo, consideran que los padres son el colectivo que peor valora su trabajo y que el que mejor lo hace son sus propios alumnos, Todos estos datos nos lleva a concluir que la sociedad no es consciente de la importancia de la educación.

Profundizando en el análisis del estudio, más de la mitad del profesorado considera que el sistema no prepara a los alumnos para el futuro. Tanto es así, que, en el actual contexto de incertidumbre, no tienen claro si están preparando a sus alumnos para los retos de futuro. Y en la misma línea, se advierte que en el futuro el mercado laboral valorará más las competencias que los conocimientos. Tanto padres como docentes coinciden en que el sistema educativo necesita adaptarse a los cambios que está sufriendo la sociedad.

El sistema educativo se ha quedado obsoleto y no responde a las necesidades del siglo XXI. Por ello, reclaman un pacto de estado para mejorar la educación. Sin embargo, no se muestran optimistas creen que la educación no es una prioridad para nuestros políticos.

Los objetivos educativos más importantes para los equipos de educadores son formar ciudadanos responsables, igualdad de oportunidades de género, respeto de la diversidad.

En este sentido, consideran que, de estos objetivos educativos, el más implementado en los centros sería el respeto a la diversidad. Sin embargo, creen uno de los conceptos menos implementados es formar ciudadanos felices.

1. Para que profesores y padres puedan unir fuerzas en beneficio de nuestros jóvenes, necesitamos profesores que tengan realmente interés por los alumnos, que sientan una cierta vinculación emocional con ellos (a pesar de lo difícil que algunos lo ponen, como todos sabemos), que los conozcan psicológica e intelectualmente, que se sientan responsables de su marcha (no únicos, por supuesto) y que dispongan de un conocimiento básico del entorno en el que viven.

2. Necesitamos padres que tengan cierta capacidad autocrítica, que estén muy abiertos a la mirada ajena, que amen a sus hijos pero no cierren filas y que tengan una confianza básica en el sistema educativo (a pesar de sus carencias, que también todos conocemos). La desconfianza genera desconfianza, da igual lo justificada o no que esté: jamás sucede de otra manera.

3. Necesitamos una regulación normativa que trate de forma equilibrada a los profesores y a las familias, estableciendo un marco general con dos premisas generales: en positivo, una filosofía de servicio a las familias (en cuyos hijos invertimos todos en beneficio propio, no como un favor), y, en negativo, unos mecanismos de gestión de problemas graves que den un amplio margen de actuación al buen criterio del centro (de cuyo Consejo Escolar forman parte las familias). Pero, incluso más allá de esto, necesitamos algo más sutil: una Administración educativa y unos dirigentes políticos que irradien un respeto profundo hacia la profesión docente.

María Silvia Vella

María Silvia Vella

Lic. en Psicología. Psicóloga social, Técnica en Violencia de Género y Coach Ontológico.

María Silvia, seguiremos cumpliendo sueños, tu estarás en algún lugar, apoyándome, como lo hiciste siempre.

Cuando surgió la idea de darle forma a Política y Educación, ahí estuviste, empujando para adelante, aportando, siempre colaborando con una sonrisa. Tu espacio estuvo desde el primer día, allí estará siempre, acompañándonos.

Encuentros de largas charlas, proyectando, soñando. Siempre sincera, generosa, comprometida. Así te recuerdo amiga, agradeciendo a la vida por todo lo compartido.

No tengas dudas, seguiremos cumpliendo sueños, de donde estés, sé que estarás apoyando con una sonrisa.

¿Te gustó este artículo?