Docentes que dejan marca

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Docentes que dejan marca

La escuela secundaria como para todo adolescente era un tedio, y no lo veíamos como lo que los adultos nos pretendían mostrar, el cliché de que era un lugar donde nos prepararían para el futuro. Todo esto pasaba de lunes a miércoles, ya que los días jueves otra escuela se apoderaba de ese derruido edificio, para empezar, no era tan necesario el uniforme clásico guardapolvo blanco, que en algunos casos los estudiantes podíamos asistir sin ellos, también el horario se rompía, y la desregulación era ley y la enseñanza aprendizaje simplemente sucedía.

Corría la década del 90 y en esos momentos que el país para las clases populares se rompía a pedazos y, la crisis azotaba a la mayoría de las familias, otro faro de encendía, mientras reinaba la despolitización o se farandulizaba la política.

Mabel echaba luz a esa oscuridad, era una de las profesoras que nos mostraba la realidad, explicando el porqué de cada una de las cosas sucedidas en el país y particularmente, Latinoamérica, Ella nos compartía un espacio optativo que se denominaba Problemática Latinoamericana, y aunque las edades promediaban los 15 años, algunos casos ya comprendíamos con la guía de Mabel, que era la Deuda externa, o porque la Desocupación, qué significaba y cómo se producía la inflación, que eran los créditos Stand by, tanto habíamos aprendido, y comprendimos la importancia de ello, que decidimos ir a contarles a otros, es así que asistíamos a otras escuelas locales primero, y luego de otras localidades de la provincia y en campamentos improvisábamos atriles y con afiches arrugados de tanto trajín explicábamos a otros jóvenes, que en algunos casos nos miraban desconfiados o desentendidos esto de la deuda externa la desocupación la pobreza.

Mabel como otros tantos docente invisibilizados a lo largo y ancho de este país, que día a día escapan a la burocracia, rompen el esquema positivista de la escuela del siglo XIX, con la verticalidad del aprendizaje bancario, como señala el Maestro Paulo Freire, nos transmiten, comparten no enseñan, transmiten el amor por el saber independientemente de la cátedra que dicten lo hacen con pasión y eso los alumnos perciben, la construcción del conocimiento es mucho más amplio que el numerito que irá la a la planilla, poco importa cuando lo que realmente se quiere hacer es aprender enseñar compartir generar pensamiento crítico.

Estos son los profesores que dejan marca, estos son los docentes que construyen con sus alumnos sociedades más justas e igualitarias estos son los docentes que hacen de la educación una verdadera herramienta de cambio y construcción social.

Estos docentes son los que saben que cada alumno es una historia, que cada línea en una planilla es una persona, que cada banco en su salón es una biografía, que debe entenderse saberse y analizarse a la hora de construir conocimiento.

Los criterios que tienen los profesores que dejan marca, que más allá del estrés laboral que genera la enorme burocracia del sistema educativo, es que al llegar al aula sienten qué son partes de ese gran todo y con los alumnos construyen saberes y conocimientos.

La tecnología es hoy la herramienta de formación y comunicación horizontal, aprendizaje conjunto, de tal forma que los alumnos en con notable y más amplio manejo de los recursos

TICs, esto tiende a alimentar que la representación del docente hoy se encuentra desdibujada, el ideario del docente dueño del saber es un slogan arcaico en tiempos de inmediatez y velocidad en cambios.

Hoy la significatividad del conocimiento, se mide por la inmediatez del uso del mismo, todo aquello que no sirve para lo inmediato es descartable, ya que en el bolsillo cargan un popular dispositivo que cuenta con acceso a las bibliotecas más grandes del mundo, a las plataformas de videoconferencias jamás imaginada, a los procesadores de textos que hace nada más que una década eran cuasi inamovibles, hoy 200 gramos y en 2 segundos y con una mano pueden acceder a ese y millones de datos, en sus formatos más diversos, darle importancia relevancia a ese saber depende exclusivamente del docente, la emoción es un factor predominante a la hora de que ese saber que de apropiado en el alumno y las máquinas no emocionan, las máquinas no transmiten las máquinas no fijan, el único que puede generar esto en otro ser humano es y será siempre un docente.

En un mundo donde existen tanta información y por segundo se produce lo que hace 50 años se generaba en un año, de modo que no radica la importancia en la cantidad sino en la calidad y la utilidad inmediata del conocimiento, del saber de la emoción de la pasión todo ese aprendizaje genera el docente.

Así como Mabel allá por los 90 con su tono de voz, su mirada, la pasión con la que conectaba, el brillo de los ojos qué utilizaba para llevar adelante su propuesta de aprendizaje es lo que un alumno elegirá inconscientemente fijarlo.

Más allá de las múltiples modalidades que hoy contamos para esa construcción del saber, en cuanto a adolescentes y todo aquel que pretenda aprender, para el que pretenda enseñar, el contacto humanizante en tiempos de máquinas, será siempre la herramienta de conexión y construcción del conocimiento socialmente válido, mediato o inmediato en su importancia, es y será siempre un docente el que deje las marcas.

Suarez Jorge Darío

Suarez Jorge Darío

Prof. En Historia con Orientación en Ciencias Sociales

Más artículos del autor

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete y recibe las novedades en tu email

Últimos Artículos

Sígueme en las Redes