De la educación a distancia a la híbrida

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Pilares para hacer realidad la educación híbrida

Por Elena Arias Ortiz, Andrea Bergamaschi, Marcelo Pérez Alfaro Madiery Vásquez y Miguel Brechner.

El modelo de educación híbrida debe capturar la atención y el interés de los estudiantes por aprender y asegurar interacciones significativas e integradas del estudiante con el contenido, con sus compañeros y con los docentes.

Las medidas de distanciamiento social derivadas de la crisis sanitaria harán necesario recurrir a modelos de educación híbrida, que combinen aprendizaje en la escuela y en los hogares mediado por tecnología, en función de las condiciones de cada comunidad.

 A medida que los países puedan ir abriendo sus escuelas, se espera una creciente adopción de la educación híbrida, que servirá como canal de transformación digital de los sistemas educativos y para impulsar una educación con mayor calidad, inclusión y flexibilidad.

• El abordaje pedagógico de los modelos híbridos debería, en la medida de lo posible, ser guiado por los modelos de “aprendizaje profundo”, es decir, deberían ser experiencias centradas en el estudiante, individualizadas, relevantes y atractivas, y que generen aprendizajes y habilidades que se mantengan a lo largo de la vida.

 • Dado que la implementación de modelos de educación híbrida a gran escala es algo completamente nuevo y considerando que existe poca evidencia sobre su efectividad, especialmente para educación inicial y primaria, es importante que las distintas intervenciones se monitoreen y evalúen para que los sistemas educativos realicen ajustes.

Debido a la COVID-19, la escuela, concebida como un espacio físico, cerró y se trasladó a los hogares. Los sistemas educativos tuvieron que desarrollar, de la noche a la mañana, una oferta masiva de aprendizaje a distancia y de enseñanza remota de emergencia. Aunque existen algunos ejemplos de educación remota a gran escala en la región, como el programa Ceibal en inglés en Uruguay y Telesecundaria en México, la realidad es que hay pocas experiencias de educación remota en los últimos diez años que sean comparables al cierre completo de los centros educativos provocado por la emergencia sanitaria.

 Los docentes tuvieron que flexibilizar su forma de enseñar y de comunicarse con los estudiantes. Se creó una nueva dinámica en la que los padres tuvieron que asumir un rol protagonista en el aprendizaje de sus hijos. Todos estos cambios tienen un elemento en común: se ampliaron y adaptaron las formas de comunicación entre estudiantes, docentes y padres con la tecnología como herramienta central. En este contexto, los estudiantes que cuentan con apoyo de los padres y una base digital han podido aprovechar mejor los recursos puestos a disposición que los estudiantes provenientes de hogares con carencias de este tipo. Frente a las brechas digitales, muchos países hicieron esfuerzos significativos por diversificar los canales a través de los cuales se entregó contenido a los estudiantes.

La educación híbrida combina la educación presencial y remota a través de distintos medios como plataformas de aprendizaje en línea, televisión o radio. Sin embargo, los expertos señalan que se requiere más que solamente distribuir tareas entre una modalidad y la otra. Se requiere repensar la educación y desarrollar modelos de enseñanza y aprendizaje que capturen la atención y el interés de los estudiantes por aprender de maneras diferentes en cada una de estas modalidades. Las distintas tecnologías deberán usarse como una herramienta para acelerar los aprendizajes más que como un simple canal para transmitir contenido. Con menos tiempo en las escuelas, es primordial que se priorice el desarrollo de las habilidades de colaboración entre los estudiantes, tanto en el componente presencial como en el remoto. 

El informe De la educación a distancia a la híbrida4 elementos clave para hacerla realidad, publicado por la División de Educación del BID, analiza cuáles son los pilares de una estrategia que apunte a construir un sistema educativo “híbrido”. Los autores del documento son Miguel Brechner (fundador y Ex presidente del Plan Ceibal de Uruguay) y Elena Arias Ortiz, Marcelo Pérez Alfaro y Madiery Vásquez, especialistas en Educación del BID.

“Las medidas de distanciamiento social derivadas de la crisis sanitaria harán necesario recurrir a modelos de educación híbrida, que combinen aprendizaje en la escuela y en los hogares mediado por tecnología, en función de las condiciones de cada comunidad. A medida que los países puedan ir abriendo sus escuelas, se espera una creciente adopción de la educación híbrida, que servirá como canal de transformación digital de los sistemas educativos y para impulsar una educación con mayor calidad, inclusión y flexibilidad”, describe el informe en la introducción.

El documento del BID considera que Uruguay era el único país de América Latina con nivel “alto” de preparación para la transformación digital forzada por la pandemia, mientras que Argentina, Brasil, Chile, Colombia y Perú tenían un nivel “medio alto”, y el resto de los países tenían un nivel bajo o medio bajo en cuanto a las condiciones digitales previas a la irrupción del COVID-19.

Frente a la pandemia, “muy pocos países contaban con conectividad o con herramientas digitales para apoyar el proceso de enseñanza en el contexto escolar”, señala el informe. Y advierte que la reapertura de escuelas con distancia social implica reducir en aproximadamente un 30% el número de alumnos por aula: “Con esto, los sistemas educativos tendrán que combinar educación presencial y remota mediada por tecnología”.

Frente a este desafío, los autores indican que “el diseño de la estrategia tecnológica para la  implementación del modelo híbrido debería ser definido por el ente público responsable de la provisión de los servicios educativos y en coordinación con las comunidades educativas“, con el fin de evitar que distintos actores desarrollen sus propias soluciones y plataformas sin interoperabilidad ni coordinación. Los 4 pilares identificados por los expertos son:

 Nuevas pedagogías, competencias y perfil docente

“El abordaje pedagógico de los modelos híbridos debería ser guiado por los modelos de aprendizaje profundo, centrado en los estudiantes y sus intereses”, y orientado a desarrollar habilidades para la vida, plantea el documento. En cuanto a las competencias, el informe destaca que la pandemia evidenció la importancia de fomentar el autoaprendizaje, estimular la motivación intrínseca, y desarrollar habilidades en el uso del tiempo para fomentar el aprendizaje desde el hogar.

En relación con el perfil docente, los autores subrayan la importancia de las habilidades socioemocionales: “En este nuevo modelo de educación híbrida, el rol de los docentes se amplía más allá del uso de la tecnología e incluye el desarrollo de las habilidades socioemocionales de los estudiantes, definidas como aquellas que ayudan a las personas a identificar y manejar sus propias emociones, como el compromiso, la empatía o la habilidad de trabajar en equipo“.

El abordaje pedagógico de los modelos híbridos debería ser guiado por los modelos de aprendizaje profundo, centrado en los estudiantes y sus intereses

 Equipamiento y conectividad

En este punto, el documento explora varias alternativas, en función de la diversidad de condiciones digitales de los países y las escuelas. Una opción son los “laboratorios del hacer” (makerspace): espacios dentro de las escuelas donde hay computadoras, tabletas, placas programables, kits de robótica y sensores digitales, además de otras herramientas necesarias para construir, explorar y crear objetos.

Otra posibilidad es prestarles dispositivos a los estudiantes, los cuales “deberían tener chip de internet, con el costo de ancho de banda asumido por el sistema educativo, y podrían estar configurados para acceder solo a materiales educativos”. El documento también señala la necesidad de garantizar conectividad para las escuelas, para los docentes y para los estudiantes en su hogar, y sugiere la posibilidad de ofrecer conectividad 5G gratuita para fines educativos.

 Plataformas y contenidos

En relación con los contenidos, la palabra clave es priorizar: “Con el cierre de las escuelas, los sistemas educativos se vieron en la necesidad de priorizar el currículum. El nuevo modelo de educación híbrida también debería hacerlo, focalizando los esfuerzos en matemática, lectura y escritura, y en las habilidades del siglo XXI, en particular de aquellas que han sido más afectadas por la crisis sanitara y económica”.

En cuanto a las plataformas, una de las cuestiones que se plantean es la necesidad de “mantener la implementación de estrategias no digitales, dadas las importantes brechas de acceso a conectividad y dispositivos por nivel socioeconómico”. Los expertos recomiendan sostener el uso de televisión, radio y material impreso, “sin descuidar los esfuerzos para reducir la brecha digital”.

El nuevo modelo de educación híbrida debería focalizar los esfuerzos en matemática, lectura y escritura, y en las habilidades del siglo XXI, en particular las más afectadas por la crisis

Datos y seguimiento de estudiantes

Los expertos del BID resaltan el valor de contar con Sistemas de Información y Gestión Educativa, para poder identificar a los estudiantes a través de su trayectoria por el sistema educativo. El documento prioriza dos aspectos de estos sistemas: por un lado, la gestión de los estudiantes y los aprendizajes (por ejemplo, para poder identificar de manera temprana a aquellos que están en riesgo de abandono escolar), y la gestión de los contenidos digitales, que aporta datos valiosos sobre el uso y desempeño por parte de los usuarios.

A modo de cierre, el documento de Brechner, Arias Ortiz, Pérez Alfaro y Vásquez pone el foco en la planificación, y en la prioridad de lo pedagógico por encima de lo tecnológico: “Se discute sobre cómo incorporar tecnología en las aulas (o en casa), pero poco se discute sobre cómo las tecnologías pueden ser un acelerador de pedagogías para mejorar los aprendizajes, reducir disparidades y empoderar a los docentes y estudiantes. Muchos fracasos del uso de tecnología han sido porque esta no era parte de un todo, sino que una pretendida solución mágica. Alinear la introducción de tecnología a un desafío específico y aprovechar sus ventajas comparativas es clave para mejorar los aprendizajes”.

Fuentes:

Informe De la educación a distancia a la híbrida4 elementos clave para hacerla realidad, publicado por la División de Educación del BID.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete y recibe las novedades en tu email

Últimos Artículos

Sígueme en las Redes