Astrónomo argentino con chances de ganar el Nobel de Física.

Amigos y Anunciantes que nos apoyan

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

“El sistema de educación gratuita me permitió terminar mi carrera de grado y progresar fuera del país”.

Julio Navarro, nacido en Santiago del Estero, fue incluido en la lista confeccionada por Citation Laureates -lista de candidatos considerados propensos a ganar el Premio Nobel en sus respectivos campos- con grandes posibilidades de ser nominado para el galardón más importante del área.
Julio Fernando Navarro nació en Santiago del Estero en 1962. Se recibió de licenciado en astronomía en la Universidad Nacional de Córdoba, donde además completó el posgrado de doctorado. “De Argentina guardo un montón de recuerdos y cada tanto voy de visita. Toda mi familia está en Santiago del Estero, donde tengo siete hermanos. Si hay algo que agradezco es que, pese a ser de origen humilde, el sistema de educación gratuita me permitió terminar mi carrera de grado y progresar fuera del país”, comenta con un leve acento sajón.
En 1991 viajó al Reino Unido, donde cursó estudios y se desempeñó como investigador asociado del Instituto de Astronomía de la Universidad de Cambridge. Estuvo en el Observatorio Steward de la Universidad de Arizona y fue profesor de la Universidad de Massachusetts.
Además, es profesor en la Universidad de Victoria de Canadá, donde vive y trabaja; y un experto reconocido por sus investigaciones sobre formación y evolución de galaxias, como también sobre estructura cósmica y materia oscura.
El astrónomo ganó los siguientes premios a lo largo de su distinguida trayectoria: Medalla Henry Marshall Tory de la Royal Society of Canadá, 2015; Miembro de la Royal Society of Canadá, 2011; Premio Friedrich Wilhelm Bessel de la Fundación Humboldt, 2004; Miembro de la Fundación Guggenheim, 2003 y Miembro de la Fundación Alfred P. Sloan, 1999.
Los últimos galardonados con el Premio Nobel de Física Didier Queloz, Michel Mayor y James Peebles hablan durante una conferencia de prensa en la Real Academia de Ciencias de Suecia en Estocolmo, Suecia, el 7 de diciembre de 2019 (TT NEWS AGENCY vía REUTERS)
Los ganadores del más alto honor de la ciencia, tanto en física, medicina, química y economía, se prevé que sean elegidos durante los primeros días de octubre por los cuerpos colegiados que tienen esa tarea: la Real Academia de las Ciencias de Suecia, para los ganadores del Nobel de Física, Química y Ciencias Económicas; la Asamblea del Nobel del Instituto Karolinska, para Medicina; y la Academia Sueca que nombra al ganador del de Literatura.
Estar en este listado, “es un reconocimiento muy importante y un logro muy emocionante para su carrera”, “es un testimonio de que su trabajo ha tenido mucho impacto”, aunque él manifestó que esto “no garantiza para nada la obtención de un premio tan selecto e importante como el premio Nobel”. A Navarro se lo considera como uno de los posibles candidatos al Nobel por su investigación sobre la estructura de los halos de materia oscura, la misteriosa sustancia que mantiene unidas a las galaxias.
Navarro es un experto reconocido por sus investigaciones sobre formación y evolución de galaxias, como también sobre estructura cósmica y materia oscura (Europa Press – Sebastián Carrasco). Según CIFAR, sitio especializado en investigación científica global con sede en Canadá, “el trabajo de Navarro sobre la materia oscura, la sustancia misteriosa que mantiene unidas a las galaxias, ha sido muy influyente en la elaboración de nuestro paradigma actual para la formación de estructuras en el universo, donde el presupuesto de masa está dominado por la materia oscura ‘fría’ y la expansión universal es impulsada principalmente por ‘energía oscura’.

El trabajo de Navarro utiliza algunas de las supercomputadoras más grandes del mundo y los algoritmos numéricos más sofisticados para recrear la formación jerárquica de galaxias y otras estructuras. Estas simulaciones de vanguardia han resaltado una serie de éxitos y deficiencias en las teorías de la formación de estructuras”.
Hace mucho tiempo trabaja en lo que llaman materia oscura, que es un componente del universo, que el universo está formado por una parte de “átomo, oxígeno, hidrógeno, carbono, y otros elementos, que son las que llaman materia ordinaria y la otra parte que se conoce de la energía que es la luz, el sol, la luz que viene de las estrellas”.
Sin embargo, aclaró, “ahora sabemos por investigaciones que esa calidad de materia de energía, eso que hemos estudiado por muchos años en física y química en verdad es un componente mínimo del universo”.

El cosmólogo Julio Navarro estudia las implicaciones cosmológicas de las propiedades observadas de las galaxias y los cúmulos de galaxias (CIFAR Cánada). ¿A qué se debe esto? “El universo está hecho de otras cosas que no son solo átomos y la luz típica que nos llega del sol, esa cantidad de materia de luz y de materia normal es ínfima, es un 4% de materia y energía total del universo”, puntualizó el astrónomo. Por lo tanto dijo: “Creemos que el resto, el 96% restante se divide en dos, una materia oscura, que es una materia que pesa, o sea que tiene gravedad, que hace que las galaxias puedan existir y otra parte es la que llamamos energía oscura que es algo bastante diferente, es una fuerza repulsiva de largo alcance”.

A Navarro se lo considera como uno de los posibles candidatos al Nobel por su investigación sobre la estructura de los halos de materia oscura, la misteriosa sustancia que mantiene unidas a las galaxias. Entonces compartió que su trabajo “se refiere a la materia oscura, esta materia diferente de la materia normal, en el sentido que no interacciona con la luz”, y a la vez graficó que “si uno tuviera una pelota de materia oscura sería completamente transparente y tampoco interacciona con la materia normal, con los átomos que conocemos, de ninguna otra forma que no sea la gravitacional”.
“Sabemos dónde está esta materia oscura, cuánto hay, cómo está distribuida y tratamos de usarla”, ya que de esa forma “podemos medir los movimientos de estrellas, de galaxias, usando eso tenemos un mapa de materia oscura hecho del universo”, explicó.

Albert Einstein en Córdoba, Argentina, en 1925 y con personalidades de la Universidad Nacional. Ya había recibido el Premio Nobel de Física y fue tratado en su recorrida por el país como una verdadera celebridad


Asimismo indicó que para interpretar ese universo “en términos de materia tenemos que entender qué nos dice ese mapa, y lo que yo hago son modelos de números en supercomputadoras, las más grandes del mundo, que tratan de predecir qué tipo de estructuras habrían en el universo, dependiendo de diferentes hipótesis acerca de la materia oscura, por ejemplo si habría más o menos galaxias que las observadas, o bien menos o más galaxias grandes, o menos o más galaxias pequeñas”. “Y en ese contraste entre las predicciones de los modelos y las observaciones es como aprendemos de la materia oscura, vamos restringiendo las posibilidades acerca de cuáles son las propiedades que puedan tener y de esa forma es como tratamos de aprender más y más, para finalmente lograr un entendimiento tan grande que nos permita decir la materia oscura es este tipo de partícula, de fuerza o lo que sea”, especificó.

Fuente:
Télam

¿Te gustó este artículo?