LAS CLASES PRESENCIALES Y EL GRITO DEL PLANETA

Amigos y Anunciantes que nos apoyan

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La humanidad tiene que reinventar su relación con la naturaleza

Según nos dice la ONU, la aparición de la COVID pareciera ser un mensaje del planeta ante la sobre explotación que los seres humanos hacemos de él.
Así desde el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente se dice:
“Con la COVID-19, el planeta nos ha enviado un mensaje de advertencia muy fuerte: la humanidad tiene que reinventar su relación con la naturaleza“, afirma la directora ejecutiva del Programa, Inger Andersen. 

“La paralización de las economías ha sido una respuesta a corto plazo ante esta amenaza, pero no puede perdurar. Construir economías que trabajen junto con la naturaleza será fundamental para garantizar la prosperidad de las naciones”, asegura en un comunicado. (https://news.un.org/es/story/2020/05/1474302)

De acuerdo a esta explicación, en definitiva el virus es un grito de la naturaleza para reencontrar el equilibrio que le hemos hecho perder y que, como un búmeran, vuelve hacia nosotros en forma de COVID. La naturaleza es retaliativa, no perdona.

El llegar a la sobre explotaciòn de recursos naturales que a su vez nos trajo la COVID como respuesta del planeta, es el fruto de un sistema politico, económico, axiológico y de creencias que considera a la riqueza y a la acumulación como signos de evolución y progreso.

En esta idea de acumulación homologable al progreso entra también la acumulación de capital cognitivo. De allí que la educación esté teñida de esta idea de que no se puede parar de acumular conocimientos. Es esta una de las ideas que residen en la corriente de opinión a favor de la “presencialidad” en la escuelas (la otra es una idea politica partidaria). Pareciera que no asistir a la escuela fuese sinónimo de no acumular conocimientos, de “perder el año”. Una posición en un todo de acuerdo con la que guía el mundo y que nos trajo hasta aquí: la idea de acumulación de capital (económico, cognitivo, etc) cueste lo que cueste y caiga quien caiga, aunque quien caiga sea el planeta entero y nosotros con él.

Seguramente ante esta empresa de “presencialidad en las aulas” -que intenta negar y no respetar las restricciones que nos impone la naturaleza en forma de virus-, reaparecerá la naturaleza para poner nuevamente las cosas en su lugar y decir que contra ella no se puede.

Efectivamente ¿cuánto tiempo más podrán asistir los chicos y chicas a los colegios en temporada invernal -con ventanas y puertas necesariamente abiertas para posibilitar la circulación de aire-, sin enfermarse de bronquitis, resfríos y demás afecciones respiratorias que los obliguen a “quedarse en casa”?

En definitiva quizás sea nuevamente la naturaleza la que ponga las cosas en su lugar, ya que al parecer nosotros no somos capaces de hacerlo a pesar de tanto conocimiento acumulado, lo cual demuestra que acumular no necesariamente es evolucionar.

Silvio Rivero

Silvio Rivero

Lic. En Psicología. Psicoanalista.
Profesor de Psicología, Filosofía y Pedagogía.
Presidente del Capítulo Discapacidad y Psicoanálisis de la Asociación Argentina de Salud Mental
Director del Centro Integral de Discapacidad.
Autor del libro “Distintos e Iguales ¿Qué es la discapacidad?” (declarado de Interés Educativo por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires en 2019) y de diversas publicaciones.

Todos los Artículos del autor

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete y recibe las novedades en tu email

Últimos Artículos

Sígueme en las Redes