Educar desde el amor: el valor de ir a la escuela en lancha

Amigos y Anunciantes que nos apoyan

Educar desde el amor: el valor de ir a la escuela en lancha

Los caminos a los que me fue llevando la docencia, y que también fui eligiendo, recorriendo, navegando, fueron y son tan variados y hermosos como la docencia misma.
Mi nombre es Carolina Cira Buratti, soy maestra de música, compositora y una enamorada de la docencia. Por ser la actividad más creativa, intensa, movilizante, desafiante, y al mismo tiempo que demanda toda tu entrega, pero que siempre te da el doble. Hoy comparto con ustedes, esta experiencia, y que seguramente, resuena en los corazones de miles de docentes, que navegan también, con o sin lanchas, y tocan las almas de sus alumnos y cambian sus vidas, para siempre, las de los chicos y las de los
maestros en ese hechizo al que llamamos; educación.

 

Hoy les quiero regalar tres canciones, una para las maestras/os: Gracias Señor;, otra para nuestros amigos, Los carpinchos, y otra que habla de mi Escuela EP N°11 que queda en el Río Paraná Miní y Arroyo Chaná. Fue creada especialmente con y para los chicos y chicas de esta hermosa escuela, que este año cumple 125 años.
Ahora, desde la lancha que me lleva a mis escuelas y jardines del Delta de San Fernando, veo ese recorrido, y veo en él tantas caritas de mis alumnos y alumnas, que esperan ese encuentro con la música, el baile, el juego, los instrumentos. Encuentro que llegará luego de dos horas y media de viaje en la lancha colectiva. Viajando con maestros y maestras, auxiliares, directivos, niños y niñas que van subiendo, familias, pasajeros y por supuesto los imprescindibles lancheros: el Patrón y el Marinero.
El día arranca temprano, saliendo a las 7,45 hs de la Estación Fluvial de Tigre, para regresar 10 horas más tarde, alrededor de las 17,30. Sí, regreso cansada, pero llena de un montón de momentos intensos vividos. En las escuelas isleñas se vive intensa y activamente, porque cada día se aprovecha al máximo en la comunidad. Por ejemplo, el mismo día que hacemos los actos patrios, también se hacen las reuniones de padres, de cooperadora, rifa, feria, parrilla o feria del plato para juntar plata para algún evento, salida o regalo, y hasta vacunación.
Son verdaderas convivencias. Y nuestros alumnos esperan con todas las ganas ir a la escuela y al jardín, porque también es el momento de encuentro con sus amigos y maestras. Ser maestra de música, es un honor, una alegría para mí, en cualquier lado y lugar en que he tenido la suerte de ejercer, ya sea en Capital, en Beccar y ahora en las Islas del Delta, pero en estos últimos cinco años, desde que comencé a viajar a las islas, también he sido bendecida por el abrazo de la naturaleza que me acompaña y me llena de música. El Paraná de las Palmas y el Paraná Miní, son mis grandes compañeros, junto con las garzas, los biguás, las glicinas, las flores, las cotorras, algunos Carpinchos y ciervitos que a veces se dejan ver, el sol del amanecer, ese cielo y la gente isleña, con una capacidad de espera, calma, solidaridad y amiga del silencio, a la que uno se acerca como a un tesoro.

Y todo esto es posible, gracias al sostén de la provincia de Buenos Aires, que con un esfuerzo y logística inmensa en múltiples detalles, como desde coordinar que las lanchas, pasen a buscar a cada estudiante por el muelle de su casa, y los lleve a cada escuela, hasta cada computadora, cuadernos, merienda, comida, traslado, personal, docentes y profesores de todos los niveles educativos, maternal, jardines , escuelas primarias, secundarias, técnica, instituto de formación, apicultura y educación para adultos.

¡Gracias por compartir este espacio de encuentro con ustedes y feliz día queridos maestros y maestras!
¡Los abrazo fuerte!

Carolina Cira Buratti

Fuente: https://www.mdzol.com/

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete y recibe las novedades en tu email

Artículos, Historias y Noticias

Sígueme en las Redes