Cómo la forma de comunicarnos nos condiciona desde nuestra infancia.

Amigos y Anunciantes que nos apoyan

Cómo la forma de comunicarnos nos condiciona desde nuestra infancia.

El ser humano, como ser sociable, necesita comunicarse por naturaleza y será la forma en la nos comuniquemos lo que determine nuestro desempeño en la vida.

Una de las debilidades de muchos adultos es el miedo a hablar en público, a manifestar sus opiniones, sus pensamientos e incluso sentimientos.

Desde edades tempranas, es frecuente que los niños se muestren reacios a hablar en público. En los primeros años de la infancia es cuando comenzamos a socializar y es por esto por lo que se convierte en el momento más adecuado para actuar frente a esos miedos.

La oratoria nos irá abriendo puertas en nuestro caminar por la vida.

Como dijo Vigotsky: “El niño empieza a percibir el mundo no solo a través de sus ojos sino también a través de su habla”.

Este proceso debe iniciarse en el núcleo familiar que es donde se asentarán las bases de las capacidades y destrezas sociales básicas del niño. Es en la familia donde los niños podrán comenzar a desenvolverse con tranquilidad, confianza y seguridad.

Desde la escuela no se debe obviar la importancia del arte de dominar la oratoria.

Los docentes nos serviremos de diferentes recursos, principalmente el juego, para conseguir crear un ambiente escolar en el que nuestro alumnado se pueda mostrar con naturalidad, se encuentre a gusto y feliz y donde les podamos garantizar el aprendizaje de la habilidad de comunicar de una forma eficaz.

Los ambientes son determinantes para que el alumnado se vea decidido a tomar la iniciativa de dirigirse al resto de compañeros, de entablar buenas relaciones entre iguales, de colaborar en trabajos colaborativos y/o cooperativos, etc. y a su vez, crearemos y diseñaremos espacios nutridos de respeto, la tolerancia e igualdad.

No solo mejoraremos las relaciones entre iguales sino también las relaciones entre el niño y el adulto.

En algunas ocasiones, hay alumnado que no presenta dificultades a la hora de relacionarse con sus compañeros,pero sí muestra dificultad al relacionarse con los adultos mostrando timidez, comunicándose sin éxito, no atreviéndose a expresar sus emociones, etc.

La educación emocional cobra protagonismo a través de la oratoria y será una gran aliada para alcanzar los siguientes aspectos:

  • Mostrarán con naturalidad sus emociones.

  • Expresarán qué sienten y cómo se sienten.

  • Podrán conectar mente, cuerpo, cerebro y corazón.

  • Se convertirán en personas emocionalmente sanas.

  • Lograrán afianzar la confianza en ellos mismos.

  • Aprenderán a quererse.

  • Podrán transmitir sus ideas y puntos de vista.

  • Demostrar alegría antes sus logros

  • Sabrán escuchar y respetar.

  • Disfrutarán participando en acontecimientos importantes y/o especiales en compañía de sus compañeros.

  • Podrán llegar a ser personas con éxito y menos indefensas ante la vida

  • Aprenderán a ser críticos.

  • Se disminuirán considerablemente algunos temores e inseguridades.

  • Superarán dificultades.

  • Darán soluciones a situaciones adversas.

  • Se podrán prevenir escenas de bullying.

En definitiva, trataremos siempre de reforzar positivamente la personalidad de nuestro alumnado dando lugar a seres más independientes y seguros de sí mismos. Es importante que respetemos en todo momento sus ritmos ya que cada uno de nuestros alumnos tiene su forma de ser y de sentir.

Algunos ejemplos para trabajar la oratoria en el aula serían: juegos sencillos como correr, saltar y cantar, contar experiencias vivenciadas por parte del alumnado, crear cuentos personalizados, inventar historias e incluso cambiar los finales a historias conocidas, sesiones de respiración para conectar con su interior y gestionar el autocontrol, actividades artísticas a través de la expresión corporal, ejercicios donde haya que improvisar, actividades que potencien la curiosidad y la creatividad y un largo etcétera.

Un recurso que personalmente funciona muy bien y que creé hace varios cursos escolares, es el escalón mágico que consiste en una pequeña escalera a la que invitaremos a subir al alumnado en fechas señaladas como cumpleaños siendo el gran protagonista del día, en el transcurso de la asamblea para hablar sobre sus intereses, para la narración de cuentos, en fechas conmemorativas para mostrar sus creaciones, en días especiales para ellos como el nacimiento de un hermano, cualquier día que surja un bonito momento para compartir, para hablar de sus “superpoderes” e incluso cuando ellos mismos solicitan subir la escalera para contar algo a sus compañeros.

Individualmente van subiendo la escalera y desde ella comienzan a hablar, a contar su historia o la actividad que estemos llevando a cabo mientras el resto del alumnado escucha activamente. Es un recurso fascinante.

Para finalizar, os dejo esta frase Carmen Conde para reflexionar: “El lenguaje es lo más humano que existe, es un privilegio del hombre. Cada palabra lleva consigo una vida, un estado, un sentimiento”.

Laura Vela Toro

Laura Vela Toro

Maestra de Educación Infantil.

2ªMejor Docente de España en Educación Infantil, Premios Educa-Abanca 2018.

Fundadora y presidenta de la Asociación Escuelas Infantiles por el Mundo.

Máster en Pedagogía Terapéutica.

Especialista en Educación Emocional y Experta en Atención Temprana.

20 años de docencia y 11 años desempeñando la labor de directora de varias escuelas infantiles.

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete y recibe las novedades en tu email

Artículos, Historias y Noticias

Sígueme en las Redes